Las emociones en la primera cuarentena del posparto

Con la llegada de nuestro bebé la vida da un giro de 180 grados, todo lo que creías tener controlado (tus rutinas, tu espacio, tu tiempo) cambia por completo.

Nacimiento bebé. Psicólogo terapia. Photo by Alex Hockett

Como en todo proceso de cambio, existe un primer periodo de adaptación; en este caso, los profesionales de la salud lo llaman periodo de puerperio, que dura unos cuarenta días, y es el tiempo estimado que necesita la mujer para recuperarse a nivel físico y afectivo, con la pareja y con todas las personas importantes en su vida. Pero, no nos engañemos, las mujeres que hemos experimentado la maternidad sabemos que el tiempo para esta recuperación total es mucho mayor a esa cuarentena.

Suelen ser comunes, durante algunas fases del embarazo, los dolores y el malestar generalizado, aunque muchos de ellos desaparecen al dar a luz. Felices con la llegada de nuestro bebé y el cese del malestar, parece que empieza una etapa de alegría y constante felicidad, pero no es del todo cierto; no todo es tan bonito y tan perfecto como vemos en la publicidad o en las redes sociales, donde muchas madres famosas captan fragmentos de felicidad, que no son la realidad completa. Si eres madre lo sabrás, y si estás por serlo, ten por seguro que te encontrarás con la fotografía completa, no solo con la parte más idílica.

Con el nacimiento de nuestro hijo, normalmente, el acontecimiento más doloroso y maravilloso para una mujer, llega también un profundo cansancio (en gran parte por la exigente demanda de nuestro bebé, que hace que durmamos pocas horas). Si optas por la lactancia materna a demanda, además, aparecen las grietas en los senos (es maravilloso el vínculo que se crea, pero sed consientes que es un sacrificio, que en mi opinión vale la pena 100%, ya que los grandes beneficios para nuestro bebé están totalmente comprobados. Hablaremos de ello en otro post)

También es importante afrontar otros procesos y realidades, como la recompostura del cuerpo, que está en proceso de volver a ser como era antes (más o menos), asumir la falta de tiempo para cuidarte, comer a deshora, afrontar cambios hormonales y desorden emocional, enfrentarte a discusiones que antes no existían, sentir falta de apoyo en algunas ocasiones, asumir comparaciones de la pareja u otros familiares, sentir la responsabilidad de ser una buena madre, gestionar el estrés por pensar en que algo le pueda pasar a tu bebé o enfrentar la ansiedad ante una próxima incorporación al trabajo…

En resumen, toda una serie de situaciones que suelen potenciar una baja autoestima, anhedonia, disminución de la concentración y apatía, y al final un estado de tristeza que puede agravarse en determinados casos.

Según el informe publicado por, la psiquiatra y psicóloga, Ana González, especialista en medicina naturista, está demostrado que hasta el 80% de las mujeres en el postparto experimentan una serie de cambios emocionales tales como labilidad afectiva, paso de euforia al llanto, irritabilidad, disforia, hipersensibilidad a la crítica, cierta angustia, tristeza… que tienen su máxima expresión del 3r al 5to día y pueden durar hasta 15 días.

Normalmente, se atribuye dichas emociones a las bajadas hormonales tras el parto, y se considera trastorno que se resuelve sólo y/o con algo de apoyo en pocos días. A este cambio se le considera como Trastorno posparto leve, depresión puerperal leve, maternity blues o baby blues.

Ahora bien, es importante que diferenciemos la depresión posparto de un trastorno postparto leve. Veamos el cuadro comparativo que publican Medicina Familiar de la Pontificia Universidad Javeriana para diferenciar algunas características en ambos casos:

Característica Trastorno posparto leve Depresión posparto
Duración Hasta 10 días Más de 2 semanas
Inicio 2 0 3 días posparto Después del 1 mes
Prevalencia 50 – 80% 5-7%
Severidad Leve disfunción Disfunción moderada a severa
Ideación suicida Ausente Puede estar presente

Los signos y síntomas de la depresión deben ser valorados de forma completa en la historia clínica personal de la paciente.

No tengas miedo a pedir ayuda psicológica si te encuentras en esta situación. Si tienes alguna duda o quieres que comentemos algo al respecto déjame un comentario y te responderé con brevedad.

Juliana Burguburu – Psicóloga Clínica online

Hola hola!! Esta psicóloga ya está de vuelta y con interesantes novedades para el blog.

PsicólogoTerapia.com vuelve a la carga, y con las pilas bien cargadas, jeje. Hace 7 meses tuve mi primer hijo, Marco, un encanto de niño. Le iréis conociendo porque hablaré de él y de mi experiencia como madre en mis próximos artículos del blog.

Juliana Burguburu.Psicóloga.2

Tanto trabajo y la locura de ser padres por primera vez me llevó a abandonar temporalmente mi blog de psicología. Pero ya estoy de vuelta, y con muchas ganas. Es verdad que cada vez tengo menos tiempo, mi hijo es mi absoluta prioridad en este momento, pero sacaré energías para seguir activa y compartir con vosotros muchas cositas.

 

Os cuento mi plan para los futuros artículos. Desde mi punto de vista como psicóloga, hablaré de la maternidad, sobre lo maravilloso que es, pero, sobre todo, sobre los problemas emocionales con los que me he ido encontrado. Además repasaré otros asuntos que mamis y papis me van comentando. Me centraré en temas relacionados con la salud emocional de la familia, la evolución y desarrollo infantil.

Algunos de los temas que me han comentado y de los que me gustaría hablar próximamente son: primeros problemas ante el posparto, lactancia impedida, cómo afecta la llegada de un bebé a la pareja, autoestima de la mujer después del embarazo, miedos y preocupaciones ante la enfermedad de nuestro bebé, dependencia y apego con nuestro hijo, niños tiranos, cómo darnos cuenta si hacen bullying a nuestro hijo, cómo educar en la creatividad y la responsabilidad, cómo actuar ante situaciones de estrés, etc. Analizaremos la raíz de dichas cuestiones y sus posibles soluciones.

Para los que no les interesen mucho estos temas de la maternidad, tranquilos, también escribiré sobre otras cuestiones que me vayáis preguntando. Por ejemplo, alguno de los temas que me han consultado por privado son: cómo gestionar el quedarse sin empleo, cómo superar la perdida de una pareja, cómo dejar de ser gruñón, eliminar los pensamientos negativos de nuestra mente, cómo ser un buen líder, adictos al Instagram…

Si tienes interés o dudas sobre algún tema en concreto, no dudes en ponerme un comentario ó escribirme en privado y pronto te daré respuesta.

Nos vemos en mi siguiente post.

Juliana Burguburu – Psicóloga clínica online.

Estancarse en el duelo

Cuando hablamos de “superación del duelo” nos referimos al proceso o tiempo de recuperación, aceptación y adaptación a una nueva situación por la pérdida de alguien importante para nosotros. Está claro que no todas las personas viven el duelo de la misma manera, cada cual tiene su propio ritmo en este proceso, pero sí todas tienen la capacidad de superarlo, aunque es cierto que es cada vez más frecuente ver en las consultas de los psicólogos gente que se ha estancado en alguna de sus etapas.

En otro de mis artículos os comentaba que son muchos los estudios que existen sobre la superación de una pérdida, aunque tal vez la propuesta más aceptada, estudiada y aplicada en psicología es la que realizó la Dra. E. Kubbler Ross, quien determinó las cinco etapas en el duelo: Negación, Ira, Negociación, Depresión y Aceptación. (ver más).  

Estas etapas no necesariamente han de darse de forma secuencial. En realidad el proceso de recuperación del duelo suele depender de diversos factores: las circunstancias de la muerte del difunto, la intensidad de la relación que tenían, si existían conflictos no resueltos, la madurez emocional, el entendimiento de la naturaleza del ser humano y la muerte, etc.

Cuando se sufre la pérdida de un ser querido, el dolor, la angustia, la rabia, la falta de comprensión de lo ocurrido y los sentimientos de injusticia y culpabilidad invaden la mente y la vida de la persona doliente. Pero ¿cuáles son los factores que dificultan el desarrollo del “buen duelo”?

Veamos dos situaciones muy comunes que interfieren en el desarrollo positivo del duelo y, por tanto, en su recuperación.

  • No lloramos para que nadie se sienta triste. El llanto es muy necesario para muchas personas que atraviesan el duelo. Con él se liberan emociones negativas como rabia, ira, frustración, impotencia y la misma tristeza. Incluso es recomendable compartir el llanto, ya que es una forma de acompañamiento del dolor, de compasión.
  • No hablamos del difunto ni de lo sucedido, la clásica situación de “aquí no ha pasado nada”. Eliminar al fallecido de nuestros recuerdos es otra forma de represión, que a la larga genera graves conflictos emocionales. Recordar al difunto, comentar anécdotas, ver fotografías, hablar de lo que le sucedió, de lo que le gustaba o lo que no le gustaba hacer es en realidad algo sano.

Todas las técnicas para “sacar fuera” el dolor son saludables y casi siempre necesarias.  Apoyarse en los seres queridos, tener un hombro cercano donde llorar, hablar con el doliente y escuchar sus opiniones y sentimientos con complicidad e, incluso, acompañarle en el llanto son algunas de las herramientas más útiles para aceptar la pérdida de un ser querido y entenderla con amor.

Si necesitas ayuda para aprender a llevar el dolor por la pérdida de un ser querido no dudes en contactar conmigo.

Juliana Burguburu – Psicóloga Online

Estrés psicológico y el cáncer

Me gustaría compartir un artículo que publicó el Instituto Nacional de Cáncer sobre cómo el estrés psicológico puede influir negativamente en la aparición ó el tratamiento de Cáncer.

¿Qué es el estrés psicológico?

El estrés psicológico describe lo que la persona siente cuando está bajo presión mental, física o emocional. Aunque es normal presentar cierto estrés psicológico de vez en cuando, las personas que presentan altos grados de estrés psicológico o que lo experimentan en forma repetida por largo tiempo pueden tener problemas de salud (mentales o físicos).

El estrés puede ser causado tanto por las responsabilidades cotidianas y las actividades de rutina, como por situaciones menos comunes, tales como un trauma o una enfermedad propia o de un familiar cercano. Cuando la gente siente que no puede manejar o controlar los cambios causados por el cáncer o por las actividades de la vida normal, siente angustia. Se ha reconocido cada vez más que la angustia es un factor que puede reducir la calidad de vida de los pacientes con cáncer. Existe incluso cierta evidencia que indica que la angustia extrema está asociada con peores resultados clínicos. Hay pautas clínicas disponibles para ayudar a los médicos y a los enfermeros a evaluar los grados de angustia y a ayudar a los pacientes a manejarlos. Esta hoja informativa proporciona una introducción general al estrés que la gente puede presentar al enfrentarse al cáncer. Se puede encontrar información más detallada sobre situaciones psicológicas específicas relacionadas con el estrés en las secciones de Recursos relacionados y de Bibliografía selecta al final de esta hoja informativa.

¿Cómo reacciona el cuerpo al estrés?

El cuerpo reacciona a la presión física, mental o emocional liberando hormonas de estrés (como epinefrina y norepinefrina) que aumentan la presión arterial, aceleran el ritmocardíaco y elevan las concentraciones de azúcar (glucosa) en la sangre. Estos cambios ayudan a la persona a actuar con mayor fuerza y rapidez para escapar de una amenaza percibida. Las investigaciones han demostrado que la gente que experimenta estrés intenso y prolongado (es decir, crónico) puede tener problemas digestivos, urinarios, de fecundidady de un sistema inmunitario debilitado. Las personas que presentan estrés crónico son también más susceptibles de contraer infecciones virales tales como gripe (flu) o resfriado común y de tener dolores de cabeza, problemas para dormir, depresión y ansiedad.

¿Puede el estrés psicológico causar cáncer?

Si bien el estrés puede causar una serie de problemas físicos de salud, es débil la evidencia de que pueda causar cáncer. Algunos estudios han indicado una relación entre varios factores psicológicos y un mayor riesgo de cáncer; sin embargo, no es así con otros estudios.

Las relaciones aparentes entre el estrés psicológico y el cáncer podrían manifestarse de diversas maneras. Por ejemplo, la gente con estrés puede adoptar ciertos hábitos, como fumar, comer en exceso o beber alcohol, lo cual aumenta el riesgo de la persona de padecer cáncer. O bien, alguien con un familiar con cáncer puede tener un riego mayor de padecer cáncer debido a un factor hereditario compartido de riesgo, no por el estrés resultante del diagnóstico del familiar.

¿Cómo afecta el estrés psicológico a las personas que tienen cáncer?

Los efectos físicos, emocionales y sociales de la enfermedad pueden resultar estresantes para las personas con cáncer. Quienes tratan de controlar el estrés adoptando comportamientos riesgosos, como fumar o tomar alcohol, o quienes se vuelven más sedentarios pueden tener una peor calidad de vida después del tratamiento del cáncer. Por el contrario, se ha demostrado que las personas que usan estrategias eficaces de superación para manejar el estrés, tales como técnicas de relajación y de manejo del estrés, tienen grados más bajos de depresión, de ansiedad y de síntomas relacionados con el cáncer y su tratamiento. Sin embargo, no hay evidencia de que un control exitoso del estrés psicológico mejore la supervivencia al cáncer.

La evidencia de estudios experimentales sí indican que el estrés psicológico puede afectar la capacidad que tiene un tumor para crecer y diseminarse. Por ejemplo, algunos estudios han mostrado que cuando los ratones portadores de tumores humanos estaban confinados o aislados de otros ratones situaciones que aumentan el estrés—sus tumores tenían más probabilidad de crecer y de diseminarse (tener metástasis). En un conjunto de experimentos, los tumores trasplantados a tejidos adiposos mamarios de ratones tuvieron índices mucho mayores de diseminación a los pulmones y a los ganglios linfáticos si los ratones estaban estresados crónicamente que si no lo estaban. Estudios en célulascancerosas de ratones y de seres humanos cultivadas en el laboratorio han encontrado que la hormona de estrés norepinefrina, la cual es parte del sistema de reacción de combate o de escape que tiene el cuerpo, puede promover la angiogénesis y la metástasis.

En otro estudio, a las mujeres con cáncer de seno (mama) triple negativo que habían sido tratadas con quimioterapia neoadyuvante se les preguntó sobre su uso de bloqueadores beta, los cuales son medicamentos que interfieren con determinadas hormonas de estrés, antes y durante la quimioterapia. Las mujeres que dijeron usar bloqueadores beta tuvieron una mejor posibilidad de sobrevivir a su tratamiento de cáncer sin una recidiva (regreso del cáncer) que las mujeres que no reportaron el uso de bloqueadores beta. Sin embargo, no hubo diferencia entre los grupos en cuanto a la supervivencia general.

Aunque todavía no existe evidencia sólida de que el estrés afecta directamente los resultados del cáncer, algunos datos indican que los pacientes pueden presentar una sensación de impotencia o de desesperación cuando el estrés se vuelve abrumador. Esta respuesta se asocia con índices más altos de mortalidad, aunque el mecanismo para que esto ocurra no está claro. Puede ser que las personas que se sienten impotentes o sin esperanza no busquen un tratamiento cuando se enferman, que se den por vencidas antes de tiempo o que no sigan una terapia posiblemente útil, que adopten comportamientos riesgosos como el consumo de drogas o que no mantengan un estilo de vida saludable, lo cual resulta en una muerte prematura.

¿Cómo pueden las personas que tienen cáncer aprender a sobrellevar el estrés psicológico?

El apoyo social y emocional puede ayudar a los pacientes a aprender a sobrellevar el estrés psicológico. Dicho apoyo puede reducir los grados de depresión, de ansiedad y los síntomas relacionados con la enfermedad y el tratamiento en los pacientes. Algunos métodos pueden incluir los siguientes:

  • Entrenamiento en relajación, meditación, o manejo del estrés
  • Orientación (consejería) o terapia de conversación
  • Sesiones de educación sobre el cáncer
  • Apoyo social en un entorno de grupo
  • Medicamentos para la depresión y la ansiedad

La intervención psicológica tiene que atender a las necesidades de cada persona en particular y  facilitar todos los recursos necesarios para la adaptación a esta enfermedad.

Artículo extraído de: https://www.cancer.gov/espanol/cancer/sobrellevar/sentimientos/hoja-informativa-estres

El cambio para no amargarse la vida

Un buen amigo me recomendó ayer escuchar la conferencia de Rafael Santandreu en la que presenta su libro “El arte de no amargarse la vida”… Y me encantó. Creo que explica de una forma sencilla y práctica uno de los problemas más comunes tratados en las terapias de hoy. Quería aprovechar y compartir con vosotros este audio-conferencia y mis reflexiones al respecto.

Rafael nos comenta que la mayoría de los problemas, trastornos y males que nos aquejan provienen de los pensamientos negativos que dejamos que fluyan sin control en nuestra mente. En psicología esos pensamientos se llaman creencias irracionales, son pensamientos influenciados por las emociones, miedos y exigencias, que la persona cree tener. El autor considera que todas estas falsas creencias pueden reducirse a tres:

“Tengo que hacer las cosas muy bien” “La gente tiene que tratarme bien y con justicia” “Las cosas me han de ser favorables”
Creencias Irracionales

Photo by Hotblack

“Fulanito me pone de los nervios”… Éste es un ejemplo muy común de estas creencias irracionales; en realidad “Fulanito” no tiene la capacidad de ponernos de los nervios, somos nosotros los que creemos que lo que Fulanito está haciendo es intolerable, y es este pensamiento lo que nos pone de los nervios…

La ansiedad, la frustración y el malestar que generan estos pensamientos negativos, son evitables aprendiendo a cambiar nuestra manera de pensar. Rafael nos propone una pregunta para hacernos, que nos permite RELATIVIZAR y encontrar la tranquilidad ante estas situaciones que hoy no toleras:

¿En qué medida esto que me pasa va a impedir que yo pueda hacer cosas buenas para mí y para los demás?

¿Realmente es tan terrible lo que me pasa que me impide ser feliz? Aprender a controlar aquello que nos decimos a nosotros mismos con objetividad y realismo es una de las tareas fundamentales para conseguir estar tranquilos y ser felices.

A continuación me gustaría remarcar 3 puntos de la conferencia que de verdad creo que vale la pena:

  • La primera: La TERRIBILITIS

Rafael Santandreu nos indica que cada vez es más común el Trastorno de Terribilitis. Se trata de una mala interpretación y valoración exageradamente negativa de las cosas que nos pasan.

TERRIBILITIS. Rafael Santandreu

Terribilitis. Psicologoterapia.com

Si interpretamos como terrible suspender un examen, perder un trabajo o que nos deje la pareja…. ¿dónde ubicamos tener una enfermedad terminal, perder a un hijo ó no tener nada para darles a tus hijos de comer?

  • La segunda: Cambiar EXIGENCIA por PREFERENCIA

Veamos dos de las exigencias más comunes que Rafael nos presenta en su conferencia:

  • “Necesito tener a alguien que me ame”. Falso: no es necesario que alguien te ame; la exigencia de encontrar a alguien que te quiera puede causar gran frustración, ansiedad y sufrimiento. Claro que puedes preferirlo, pero no tenerlo no te impedirá ser feliz.
  • “Tengo que ser alguien en la vida, de lo contrario seré un fracasado”. Falso: en la sociedad actual, este pensamiento es muy común de oír, pero no es real. Exigirte unos estudios o formación específica no significa que con ella seas más feliz ó seas o no un fracasado. Puedes preferir estudiar, especializarte en un oficio y ser feliz practicándolo, pero existen millones de personas que son felices sin ello.
  • La tercera: La NECESITITIS

“No nos afecta lo que nos sucede, sino lo que nos decimos acerca de lo que nos sucede” (Epicteto S.I)Estamos frente a una sociedad que favorece la expansión innecesaria de este otro problema: La Necesititis. La creencia de que necesitamos “ser más delgados, tener más zapatos ó tener más dinero” para ser felices.  Este problema de necesititis genera graves problemas como son los Trastornos de Conducta Alimentaria, problema de control de los impulsos como los Compradores Compulsivos, o los Adictos al trabajo. El abandono de la educación de valores hace que creamos “necesitar” cosas que en realidad no necesitamos, ¡en absoluto!, para ser felices.

Rafael Santandreu utiliza, como  yo y otros muchos profesionales de la psicología, la terapia cognitiva, que busca transformar la forma de pensar, consiguiendo que nuestros pensamientos sean más positivos (más racionales y reales), y que de esta forma refuercen a nuestras emociones y nos den mayor bienestar.

Seguramente os preguntéis: ¿y cómo se consigue? Pues básicamente detectando cuáles son las creencias irracionales que a lo largo de nuestra vida se han asentado en nosotros, para combatirlas después con argumentos sólidos y objetivos, y así sustituirlas por creencias racionales, reales y positivas, que nos den tranquilidad y, en consecuencia, felicidad.

¿Estás preparado para que el cambio de chip? No lo dudes, ponte en contacto conmigo, y trabajaremos juntos para conseguirlo.

.Photo by Jack Moreh

Juliana Burguburu – Psicóloga Clínica Online

El apego en la pareja

En el campo de la psicología, el concepto de apego tiene una alta relevancia a la hora de entender la personalidad, el temperamento, las aspiraciones y la satisfacción de una persona dentro de su relación de pareja. Es cada vez más frecuente ver a parejas que no han sabido gestionar el apego de forma saludable y han acabado destruyendo su relación; y son muchos los estudios que reflejan la correlación entre el apego aprendido desde la infancia con el desarrollo de las relaciones afectivas en la adultez.

EL APEGO EN LA PAREJA

Photo by Cayton Heath

Pero, ¿qué es el apego? El apego es una conducta instintiva, una propensión del ser humano a formar lazos afectivos con los demás y su entorno. Tenzin Gyatso, actual Dalai Lama, considera que estamos en un momento en el que es usual observar en las parejas el Apego Apasionado, una especie de “apego romántico” hacia el otro y hacia las cosas. Éste es un apego egoísta, dependiente, sujeto al deseo de pertenencia y en el que la estima hacia el otro es meramente como objeto, como posesión.  Os sonarán, por desgracia, los casos de violencia de género. Su origen, en muchos de los casos, empieza por este tipo de apego.

Por otro lado, tenemos el Apego Desapasionado, un apego desencantado y desconfiado. Las personas que desarrollan este tipo de apego tienen grandes dificultades para encontrar pareja, pues no se sienten cómodos demostrando sus sentimientos.

El apego son los lazos afectivos entre el niño y su figura materna

Photo by London Scout

John Bowlby, psicoanalista inglés, conocido por su interés en el desarrollo infantil y por sus pioneros estudios sobre la Teoría del Apego, considera que éste es un proceso aprendido desde la infancia, que se va nutriendo con el modo de entender las experiencias vividas.El autor define el apego como los lazos afectivos entre el niño y su figura materna, un vínculo que interfiere a lo largo del tiempo en la búsqueda de proximidad y contacto con otras personas especiales. Otros autores continuaron su estudio y definieron el apego en los adultos en tres tipos. Veámoslos a continuación cómo los describe la psicóloga Valeria Sabater:

1) Relaciones de pareja con un apego “ansioso”:

  • “Pongamos un sencillo ejemplo. Te vas de viaje con tus amigas un fin de semana. Tu pareja lo respeta y lo ve bien. No hay problemas. Pero cuando aún no has hecho más que llegar al lugar de destino, empiezas a recibir un mensaje tras otro donde te expresa cuánto te echa de menos.
  • El tiempo pasa y te sientes poco a poco, coaccionada. No te pide que vuelvas, pero sabes que está inquieto, que desconfía de lo que pueda ocurrir, de que te fijes en otros. De que lo dejes. Te cerca de tal manera que finalmente, eres incapaz de disfrutar de esa pequeña salida de fin de semana.
  • Las personas con un perfil de apego “ansioso” buscan la cercanía de la pareja de un modo casi obsesivo. Caen fácilmente en situaciones de celos, de ansiedad y de desconfianza. Lo cual acaba generando numerosos problemas. Podemos identificarlos también mediante estas ilustrativas dimensiones:
  • Suelen identificar muy bien si algo pasa en la relación. Están muy pendientes siempre de tus reacciones, de tus miradas, de tus palabras…
  • Suelen ser bastante manipuladores. Gustan de poner a las parejas en situaciones donde valorar hasta qué punto estamos comprometidos con ellos.
  • Cambian muy fácilmente de humor. A instantes son pura energía como al momento, se muestran decaídos y con una sutil tristeza para llamar nuestra atención.
  • Buscan siempre instantes de intimidad y utilizan el sexo casi como pilar, donde demostrar su ansiosa cercanía

2) Relaciones de pareja con un apego “distante”:

  • “Sería la cara opuesta al apego “ansioso”. En esto caso, la pareja, es el típico ejemplo de la persona que siempre necesita “espacio para sí misma”. No es que evite el compromiso, es que lo entiende de un modo un poco más frío y sin una necesidad de cercanía constante.
  • No suelen ser muy buenos percibiendo las emociones de la pareja. Tampoco ven qué necesidades tiene o si hay algún problema. Y ojo, no es que “no les importe”. Es su forma de ser, no perciben las emociones con facilidad.
  • Disfrutan estando solos.
  • Necesitan diariamente su espacio personal, y les molesta que pasemos “ese límite”.
  • Tienen criterios de la pareja ideal, de lo que para ellos, sería la pareja perfecta. Suelen poner el listón tan alto que es muy difícil alcanzarlo en alguna ocasión. Lo cual genera mucho sufrimiento.
  • Reprimen además muchas sus emociones en lugar de expresarlas.
  • Suelen ser muy exigentes, de esas personas que gustan de evidenciar los defectos ajenos. Lo cual implica una falta de empatía.
  • Suelen evitar la cercanía física, no son muy dados a mostrar afecto.”

3) Relaciones de pareja con un apego “seguro”:

  • “Es el tipo de apego más saludable, el que  más seguridad y felicidad ofrece.
  • Se respetan los espacios personales a la vez, que se construye uno entre los dos, el de la propia pareja. Ahí donde hay confianza y se establece una buena comunicación.
  • Se gestionan bien las diferencias, los problemas cotidianos.
  • Se puede comunicar abiertamente los deseos y las preocupaciones.
  • Hay respeto, los celos no son obsesivos ni dañinos. Se valora la confianza mutua.
  • Las personas con un apego seguro son capaces de reconocer cuando están equivocados.
  • Comunican bien sus sentimientos.
  • No manipulan, son sinceros y buscan la cercanía de la pareja a la vez que respetan su espacio personal.
  • Saben perdonar.
  • Establecen relaciones sanas donde no hay coacción, donde no hay egoísmos. Donde el amor es maduro y no obsesivo, ni aún menos distante.”
PsicologoTerapia: terapia pareja online

Photo by Rodion Kutsaev

¿Te sientes identificado con alguno de estos tipos de apego? ¿Cuál es el tipo de apego que ves en tu pareja? ¿Sabías que es posible modificar el modo de entender y sentir el apego?

Si crees que necesitas un cambio en el modo de identificar, entender y sentir el afecto, el cariño y la seguridad, no dudes en contactar conmigo. El cambio con predisposición y trabajo es posible.

Juliana BurguburuPsicóloga clínica Online

La ciencia nos revela los secretos para vivir más años (y sanos)

Vivimos en la generación más longeva de la historia. Médicos, psicólogos, sociólogos y políticos van acostumbrándose año tras año a este fenómeno: el envejecimiento en Europa y España es una realidad. España es el segundo país más longevo de Europa detrás de Suiza. Prueba de ello son las casi 400.000 personas mayores de 90 años que hay en nuestro país. Según las previsiones del Instituto Nacional de Estadística esta cifra se multiplicará por cuatro en 2050 y la esperanza de vida media alcanzará los 90 años.

Pero ¿existe algún secreto para vivir más años y con mejor calidad de vida? “Se envejece como se ha vivido, pero en gran parte, condicionados por la genética, ya que los genes aportan alrededor de un 60% en el envejecimiento y el resto depende de factores ambientales, modificables por la persona con buenos hábitos”, explica José Antonio López Trigo, presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología en EFE.

Lee también: Cómo librarte de tus malos hábitos

En este sentido, la psicóloga Juliana Burguburu insiste en la importancia de empezar a cuidarnos y a crear hábitos desde que somos niños: “Adquirir prácticas saludables desde pequeños es una gran ventaja de cara al futuro, y por ello la educación infantil incide en muchos de ellos: alimentación, higiene, organización, etc. Si no se han adquirido de niños serán más difíciles de adoptar, pero reorganizarnos y empezar a cuidarnos es esencial para disfrutar del presente y del futuro”.

La ciencia lleva años descifrando las claves para llegar a los cien años en buenas condiciones físicas. Os presentamos las más destacadas:

Cuida al detalle tu alimentación:

  • Comer menos para vivir más. Reducir la dieta diaria a 1.800 calorías es una de las claves para llegar a cumplir cien años. Son datos de un estudio del NYU Langone Medical Center(EE.UU.), donde se indica que las dietas bajas en calorías y equilibradas se relacionan con un envejecimiento más lento.
  • Alimentos estrella. Brócoli, fruta, café y té verde son algunos de los alimentos repletos de antioxidantes que retrasan nuestro envejecimiento. En este sentido, la dieta mediterránea es una buen aopción, tal y como explica Antonia Trichopoulou, coordinadora del estudio europeo EPIC.

Lee también: Año nuevo, dieta nueva

Mantente en forma:

  • Adiós a los michelines. Según un estudio de la Universidad de Leiden, los varones de familias muy longevas comparten algunas características. Entre ellas la poca grasa abdominal y visceral.
  • Pasear 30 minutos. Los expertos están de acuerdo en que es una de las maneras más fáciles y efectivas de combatir el envejecimiento. Tal y como explicó James Brown, médico y profesor de la Universidad de Aston, hacer este tipo de ejercicio funciona casi como una “pastilla mágica”.
  • Para combatir el envejecimiento celular los expertos recomiendan bailar durante nuestro tiempo libre. Según un estudio publicado en la revista New England Journal of Medicine es incluso más efectivo que hacer crucigramas. Mientras que los crucigramas disminuyen un 47% el riesgo de demencia al llegar a la tercera edad, bailar asiduamente consigue reducirlo hasta un 76%.

Lee también: El deporte en la salud de la pareja

Mima tu mente y conserva las relaciones sociales:

  • Leer y jugar. Mantener la mente ágil es otro de los secretos para mantener la integridad física. Actividades diarias como leer el periódico, escribir cartas o ir al teatro ayudan a conservar un cerebro sano, según un informe presentado en Radiological Society of North America (RSNA).
  • Vivir en pareja. Diversos estudios coinciden en que vivir en pareja nos mantiene más sanos y afecta en nuestro proceso de envejecimiento positivamente.
  • Conservar amigos. Cuidar las relaciones sociales nos suma años y nos conserva el estado de salud. Entre los beneficios que aporta la amistad destacan los resultados entre pacientes con cáncer o con personas que han sufrido un ictus.

Lee también: El gran cambio

Conseguir cumplir años de la mejor manera posible está, en gran parte, en nuestras manos. Planificar en el presente cómo vamos a vivir el futuro llegada la etapa de la jubilación tendría que ser uno de nuestros retos diarios. Con pequeños gestos cada día, podemos conseguir grandes cambios.

Huérfanos digitales

Internet, los videojuegos y las redes sociales han aportado grandes ventajas para el aprendizaje, el entretenimiento y la comunicación. Pero el consumo tecnológico, como todos, necesita de límites. Desde el ámbito de la psicología, los problemas generados por el abuso y el mal uso de las nuevas tecnologías son cada vez más alarmantes.

Son muchos los padres que acuden a las consultas de los psicólogos porque su hijo no hace más que jugar a videojuegos, porque encuentran fotos eróticas en Internet de su hija o porque su pequeño está todo el día chateando con gente desconocida. El acceso ilimitado y sin restricciones a estos medios puede tener consecuencias nefastas sobre la personalidad de los niños, frenar sus aptitudes sociales y de comunicación en la vida real o derivar en nuevas situaciones como el ciberbullying, el sexting ó el grooming.

Cuando hablamos de Huérfanos digitales nos referimos a jóvenes que usan Internet o juegan a videojuegos solos, aislados, y sin el control de un padres. El caso más preocupante es el de los denominados hikikomori  (en japonés “apartarse, estar recluido”). Estos chicos pueden pasarse meses, incluso años, sin salir de su habitación, lo cual, como puede fácilmente entenderse, constituye un trastorno social muy grave.

Photo by datainfox.com

Photo by datainfox.com

En muchas ocasiones, el huérfano digital surge de unos padres que abandonan su responsabilidad como tales, la atención básica del hijo, por estar enganchados ellos mismos al teléfono, a la tablet o a su portátil. Este hecho, que lamentablemente es cada vez más usual de ver, está generando niños desatendidos, mal educados y rebeldes, que buscan llamar la atención desesperadamente. Ante este cierto abandono, si no negligencia, el niño sucumbe sin darse cuenta a las mismas tecnologías que tienen atrapados a sus padres.

Los niños copian de forma innata, y los padres suelen ser los primeros modelos a seguir. La responsabilidad de controlar, limitar y enseñar un uso adecuado de las tecnologías está primero en sus manos, y si encuentran dificultades en su labor de prescriptores, siempre pueden apoyarse en nosotros, educadores y psicólogos.

 

Juliana Burguburu Palacio – Psicóloga Clínica

Comentario a la revista Vanguardia Digital (Colombia)

www.psicologoterapia.com

 

Os recomiendo algunos artículos relacionados:

Hipocondría: la obsesión por enfermar

Cada vez es más frecuente que consultemos en Internet los síntomas o características de una enfermedad o trastorno, de acuerdo con unos determinados síntomas que nos observamos. En la Red existen un sinfín de documentos científicos contrastados, pero también pseudocientíficos o meramente experienciales relacionados con la Salud. La fácil accesibilidad a esta información es un arma de doble filo en el caso de una persona hipocondríaca, ya que tiende a incrementar sus niveles de ansiedad pudiendo provocar incluso un Trastorno Psicosomático grave.

Photo by William Iven

Photo by William Iven

A raíz de un artículo que me recomendaron (Cuando la mente es la que crea la enfermedad , dónde la neuróloga Suzanne O’ Sullivan nos explica brevemente el poder tienen nuestros pensamientos a la hora de obsesionarse y creer sentir o padecer una enfermedad), hoy me gustaría presentaros este problema y comentaros algunas herramientas que utilizo en las terapias para combatirlo.

Cuando hablamos de hipocondría, hablamos de un trastorno mental caracterizado por la preocupación desmesurada y persistente por el miedo a padecer una enfermedad determinada. Una de las peculiaridades que describen esta patología es, por tanto, el miedo constante que tiene el hipocondríaco a la enfermedad y a que la sintomatología que puede llegar a sentir, real o imaginaria, se convierta en una enfermedad grave que le lleve a la muerte.

Por este motivo estas personas están en constante comprobación y chequeo de sus propios síntomas, los cuales son siempre interpretados de forma negativa y exagerada. Ni las visitas al médico o a los distintos especialistas calman su gran ansiedad.  Pese a que intenta de manera obsesiva encontrar una explicación médica a una sintomatología, ninguna de ellas les satisface. La intranquilidad, la amargura, el gran poder de sugestión que se puede llegar a desarrollar no tienen límites. Como constata la doctora O’ Sullivan en su artículo: “Las discapacidades que creamos con nuestra mente son tan infinitas que ya he dejado de creer en los límites”.

Photo by Padurariu Alexandru

Photo by Padurariu Alexandru

Es importante y de gran ayuda a la hora de plantearse un tratamiento psicológico, averiguar el origen de la hipocondría. Sus causas pueden ser muy diversas: aprendidas en la infancia, sobreprotección de los padres,  por una experiencia relacionada con la enfermedad propia o de algún familiar, un trauma no resuelto, problemas de gestión de ansiedad o depresión, o derivada de otros trastornos obsesivos como el TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo), entre otras.

Por lo general, poner freno a este trastorno no es nada fácil. Por este motivo considero muy necesario en estos casos someterse a un tratamiento psicológico. Se trata de una enfermedad muy asociada a la sintomatología ansiosa y depresiva, síntomas que suelen limitar la mayor parte de la vida de la persona (tanto en el ámbito físico como el ámbito social, familiar ó laboral).

Una vez se ha realizado un reconocimiento exhaustivo y se ha constatado que se trata de un problema de hipocondría, algunas de las técnicas para su tratamiento son:

  • Técnicas de Reestructuración de los pensamientos. Nuestros pensamientos ejercen gran influencia en nuestra salud física y psicológica. Ésta técnica es útil para romper de forma racional con las premisas impuestas que no son reales y que invaden la mente del supuesto enfermo.
  • Técnicas de Relajación. La gran ansiedad y angustia pueden ser factores obstaculizantes en la terapia. Con esta técnica se trata de que la persona aprenda a desatender a los pensamientos negativos y orientarse hacia otros más positivos y menos dañinos.
  • Técnica de Desensibilización. Una técnica en la que se expone al paciente de forma moderada al miedo concreto, mediante el planteamiento de situaciones imaginarias.
  • Técnicas de Control de estrés y la ansiedad en los distintos ámbitos de la vida de la persona. El desarrollo de la hipocondría posiblemente haya afectado las relaciones sociales, familiares, laborales, etc. Facilitar al paciente caminos para recuperar sus relaciones personales es crucial para la efectividad del tratamiento.

Como ves son muchas las herramientas que los psicólogos usamos para vencer a la hipocondría. En psicologoterapia.com queremos ayudarte. Si te has sentido identificado y quieres poner fin a tu malestar, ponte en contacto conmigo. ¡La primera sesión es gratuita!

Juliana BurguburuPsicóloga Online

Me gustaría recomendaros los siguientes post:

¿Por qué tenemos miedo a envejecer?

Vivimos en una sociedad que se niega a aceptar el paso del tiempo. Envejecer está mal visto y se intenta a toda costa luchar contra este proceso natural inevitable. La consecuencia de esta fuerte resistencia a hacernos viejos puede ser el desequilibrio de nuestra salud emocional.

Aferrarse irracionalmente a la juventud conlleva crisis emocionales  y un desequilibrio en el ritmo de vida de la persona. Un ejemplo es la famosa “crisis de los cuarenta”. Hoy en día, sobre esta edad comienza una nueva etapa en la vida de las personas; para muchos adultos este hecho supone un trauma, y tratan de combatirlo acudiendo de repente al cirujano plástico, practicando deporte de forma inconsciente, adoptando una vestimenta inapropiada y exageradamente jovial, actuando de forma irresponsable, seductora, temeraria e impulsiva…

En el otro extremo están las personas que tampoco aceptan este proceso natural de la vejez y se dejan llevar por la depresión y la ansiedad, volviéndose unos completos amargados, que buscan la soledad para contemplar el fin de su vida angustiados.

Esta crisis no es más que un problema de aceptación, baja autoestima  y temor a la soledad:

  • Aceptación de nuestra condición mortal: Hemos crecido entendiendo que las personas nacen, crecen, se reproducen y mueren. Es natural, pero a medida que se acerca el final de la vida aparecen miedos, incertidumbres sobre lo que habrá o no habrá después de la muerte. Las teorías sobre esta gran incógnita son infinitas y todas se reducen a creencias y especulaciones. Para muchos no es fácil aceptar no conocer qué pasará después de morir… o si no pasará nada… Llegan incluso a sufrir una acusada ansiedad. Para evitarlo, es preciso aceptar y conocer las limitaciones de nuestro entendimiento, comprender la muerte como algo indisoluble a la vida.
  • Baja autoestima: No podemos detener las marcas que va dejando el paso del tiempo. Claro está que no todas las personas envejecemos de la misma manera, pero los cambios físicos, biológicos, mentales y psicológicos son inevitables en todos nosotros. Uno de los mayores miedos en esta etapa es que se refiere a enfermar, y a convertirse en una persona inútil. Entender la vejez como un deterioro de las capacidades de la persona es un gran error. Muchas personas mayores consiguen mantenerse ágiles, lucidas y sanas. Cuidar la alimentación, hacer ejercicio físico y mental, pasar tiempo con familiares y amigos son las mejores herramientas para ello.
  • Temor a la soledad: Con el paso de los años, y mientras sigamos vivos, lo normal es ver cómo muchos amigos, familiares e incluso nuestra pareja mueren. La sensación de soledad puede ser devastadora para muchas personas. Es absolutamente normal sentirse triste ante estas situaciones, pero es natural también no rendirse y superar con amor los duelos. Hacernos viejos trae la ventaja del tiempo libre. Ahora que los hijos se han independizado, y ya no son una responsabilidad, podemos viajar, volver a recuperar aficiones, invertir tiempo en relaciones sociales, juntarnos con amigos y familia.

Todos envejeceremos (morir es parte de nuestra naturaleza) y depende nosotros el cómo queremos hacerlo. La clave para afrontar este cambio vital es la actitud. Si necesitas ayuda para aprender a envejecer feliz ponte en contacto conmigo.

Juliana BurguburuPsicóloga Online.

 

Ninis: Importancia de su detección y colaboración social

Venimos hablando de “generación nini” desde los últimos 5 ó 6 años, motivado por un cierto boom de jóvenes que ni estudian ni trabajan. Esto es debido a diversos factores educativos, psicológicos y sociales que han influenciado notablemente a una nueva generación.

Photo by visualhunt.com

Pese a que cada caso es un mundo, lo que he visto con mis pacientes “ninis” es que comparten una misma desmotivación y un miedo inmenso a arriesgar y fracasar. Es importante, como ya hemos mencionado en anteriores publicaciones, que diferenciemos a los tipos de “ni-nis”, que por mi experiencia profesional he creído conveniente englobar en tres grupos diferenciados: jóvenes que ni estudian ni trabajan porque…

… NO QUIEREN. Quizás por haberlo tenido todo y no sentir la necesidad de moverse hacia un determinado objetivo que requiera algún mínimo esfuerzo.

… NO SABEN. No saber a qué aspirar, por no tener claro qué es lo que les gusta o ilusiona puede generar frustración y desdén.

… NO PUEDEN. El desconocimiento o no aceptación (baja autoestima) de los propios talentos y habilidades puede ocasionar un enorme desánimo en la consecución de los objetivos propuestos.

Photo by Photo by Victor Bezrukov

Entre los factores sociales y educativos que han influenciado especialmente a esta nueva generación están:

Educación: más o menos liberal, con la falta de normas y obligaciones.
Padres sobre-protectores: que limitan la libertad de elegir al propio hijo.
Escolarización traumática: casos como el bullying o problemas en el aprendizaje.

Las consecuencias de todo esto es una generación de jóvenes perdidos, con miedos, que pueden tener grandes ambiciones pero carecen de motivación y herramientas para conseguirlas.

Como sociedad creo injusto usar esta etiqueta; el término “nini” se ha convertido en un término despectivo que les estigmatiza. Empezar a no llamarles así es un primer paso que todos debemos dar.

Además es muy necesario detectar y conocer cada caso, para poder intervenir en su correcto desarrollo y progreso personal y profesional. En este contexto, la educación de los padres en colaboración con los profesionales de la educación y el trabajo de los psicólogos es fundamental.

Muchas veces no resulta fácil guiar a los adolescentes y es necesaria la ayuda e intervención de un profesional. Si necesitas ayuda, no dudes en contactar conmigo. Podremos trabajar de forma personal o participativa con tu hijo para conseguir que encuentre el modo óptimo de aprovechar su vida.

Juliana Burguburu  – Psicóloga Clínica Online en psicologoterapia.com

¿La terapia online es para mí?

Hace algunos días, un conocido mío me preguntaba qué es eso de la terapia online: si me dedico a dar consejos, si psicoanalizo, si curo las infinitas y distintas patologías de la mente… Ya me gustaría, le dije, no tengo poderes mágicos, pero sí herramientas y recursos para guiar, asesorar y apoyar un tratamiento con el que se pretende un cambio beneficioso en la salud emocional, y mental de la persona. Soy psicóloga clínica licenciada, y trabajo con una plataforma web, eso es todo.

Acudir a un psicólogo online es algo cada vez más común. Las nuevas tecnologías son una gran ventaja para comunicarnos, también a este nivel. Hoy por hoy, Internet es un instrumento muy eficiente, eficaz e instantáneo, que se adapta perfectamente a las necesidades requeridas para un trabajo emocional con un profesional, desde cualquier parte del mundo.

En psicologoterapia.com realizo terapias y asesoramiento psicológico online a través de videollamada con Skype, llamada telefónica, a través de chat con Messenger, Facebook, Whatsapp ó por e-mail.

Este tipo de terapias están orientadas a todas aquellas personas que:

  • Sufren alguna patología o una sintomatología que limita a la persona, es persistente en el tiempo e influye notoriamente en el ambiente que le rodea. Las patologías más solicitadas son:
    • Trastorno de estrés post traumático
    • Trastornos depresivos
    • Trastornos en la alimentación
    • Trastornos de Ansiedad y estrés
    • Fobias
    • Trastornos de pánico
    • Trastornos de Atención, con/sin hiperactividad (TDHA)
    • Trastornos del sueño
    • Trastornos de personalidad
  • Aunque no presentan síntomas graves, la angustia, intranquilidad, disgusto, tristeza, estrés o preocupación obstaculizan su bienestar y generan un sufrimiento constante. Algunos de los problemas más comunes asociados son:
    • Problemas de pareja, sexuales, divorcios, engaños
    • Resistencia a aceptar una ruptura
    • Dificultad para pasar el duelo, tristeza y soledad
    • Problemas con los hijos, desobediencia, pérdida de autoridad con los hijos
    • Estrés laboral, problemas económicos
    • Apatía con la vida, desorientación, falta de motivación y objetivos
    • Desequilibrio ante los cambios vitales: adolescencia, primer trabajo, primer hijo, vejez

El tratamiento u orientación psicológica online pretende romper barreras, y hacer más fácil, asequible y cómoda una terapia. El trabajo, la familia, vivir en el extranjero dificultan que dediquemos tiempo para trabajar problemas emocionales, que también son importantes, ¡y mucho! Incluso, personas con incapacidad física o extremadamente tímidas o pudorosas también encontrarán en esta práctica su mejor opción. En resumen, todos nosotros podemos beneficiarnos de su uso.

Si estás cansado/a de que la tristeza nuble tus días…

Si tu hijo no te respeta y quieres un cambio en su actitud…

Si necesitas recuperar la calma y aliviar tu ansiedad…

Si estás cansado/a de tus problemas de pareja y ya no sabes qué hacer para que la situación mejore…

Si quieres recuperar objetivos abandonados y no sabes por dónde empezar…

Si buscan un cambio en tu vida y necesitas ayuda para organizarte y motivarte…

¡Puedo ayudarte!

Ponte en contacto conmigoAnímate a que tu vida cambie. ¡La primera sesión es gratis! Pruébalo sin compromiso y convierte el bienestar en la constante de tu vida.

Juliana Burguburu – Psicóloga online

Año nuevo, dieta nueva

El nuevo año ha llegado y con él, después de formular los recurrentes propósitos durante las fiestas, ya estamos listos para empezar con ilusión otro capítulo más de nuestras vidas… ¿o no?

Enero es una época perfecta para emprender cambios positivos en nuestro día a día, y una de las intenciones más comunes al inicio del año es adelgazar, haciendo dieta y ejercicio, claro. Pero, ¿por qué al llegar febrero muchos de nosotros ya hemos arrojado la toalla? ¿En qué hemos fallado?

Después de unas Navidades, donde las comilonas son las protagonistas absolutas de las fiestas, empezamos el año cargados de motivación para cambiar los malos hábitos alimenticios y acabar con el sedentarismo. Queremos pasar de repente a adoptar dietas milagrosas y practicar ejercicio extremo. De este modo, nos encontramos con uno de los primeros problemas: el extremismo.  Entender el cambio como “todo o nada”, sin un proceso previo de análisis y una planificación realista, puede ser desastroso.

A muchos os sonará el famoso “efecto rebote” de las dietas milagrosas en las que comiendo piña o sopa de apio durante siete días adelgazas 7 kilos. Lo que no cuentan estas malas dietas son las consecuencias negativas en nuestro cuerpo que acarrea tanta restricción, o lo contraproducente que es perder peso tan rápido: cuanto menos tardas en perder, menos tardas en ganar…

Entender una dieta como un conjunto de normas restrictivas de alimentación es otro notable error. El factor psicológico que aporta la prohibición de ciertos alimentos, como por ejemplo el chocolate ó las patatas fritas, puede generar gran frustración, al ser incompatible dicha limitación con nuestro vehemente impulso o deseo de consumirlos.

Generalmente, cuando la frustración no se resuelve y no cesa, creemos tener la libertad de romper dicha prohibición, pero, en realidad, no estamos haciendo otra cosa que ceder, rendirnos y esclavizarnos, finalmente. El más claro ejemplo de lo que comento es uno de los trastornos de alimentación más esclavizantes y frustrantes que existen: la bulimia. Por otro lado tenemos también a quienes consiguen frenar de una forma irreflexiva el impulso de comer; entonces la prohibición se vuelve obsesiva, y aparecen otros graves trastornos alimenticios como la anorexia y la vigorexia.

La prohibición mal entendida es uno de los problemas más comunes a la hora de plantearnos un cambio. En este caso hablamos de la alimentación, pero puede aplicarse a otros ámbitos de nuestra actividad diaria como el de dejar de fumar, hacer ejercicio o aprender un idioma.

No podemos olvidar que cada persona entiende la prohibición de distinta manera; por este motivo, considero fundamental que a la hora de plantearnos un cambio de hábito debemos responder estas tres preguntas:

– ¿Cómo estamos entendiendo la prohibición? Si te planteas una norma alimentaria restrictiva ante ciertos alimentos debes valorar si es justa, beneficiosa y si realmente quieres aceptarla. Para ello, es necesario un previo análisis de lo que conlleva aceptarla y ser razonable.

– ¿Cuál es su motivo? Saber el porqué aceptamos someternos a esta nueva norma es fundamental para nuestra convicción y, por tanto, libertad.

– ¿De dónde proviene dicha prohibición? Si es impuesta o autoimpuesta. Muchas veces si el medico te prohíbe comer grasas o alimentos pesados, la prohibición es más efectiva, pues valoramos la autoridad del médico; por contra, puede dejar de ser tan efectiva cuando somos nosotros quienes decidimos empezar a cuidarnos. Aprender a valorarte y respetar tus propias decisiones es un reto añadido.

Si estás planteándote hacer dieta o ya has empezado una y tienes miedo a volver a abandonar tu objetivo de adelgazar, tomate un momento para reflexionar sobre los cómos y porqués. Si necesitas ayuda para que por fin tu propósito se haga realidad, ponte en contacto conmigo y junto con la ayuda de un médico y/o un nutricionista elaboraremos el plan que mejor se adapte a ti.

Juliana Burguburu PalacioPsicóloga Online 

Angustia y Nostalgia en Navidad

En esta época que vivimos nos rodean las luces, los colores brillantes, árboles y sonrisas simpáticas en todos los escaparates. En los días de Navidad todos consideramos que lo normal es estar felices, alegres por reencontrarnos y compartir momentos con la familia y los amigos. Sin embargo hay personas que con el simple hecho de pensar en estas fiestas, se sumergen en la melancolía, la ansiedad e incluso la depresión.

Pese a que la Navidad es una fiesta cristiana, con el tiempo se ha convertido en una de las tradiciones occidentales más importantes. Es una fiesta en la que se pretende reunir a la familia y amigos para compartir villancicos, comer (mucho) y reírse recordando batallitas del pasado. Si esto es así, ¿por qué hay gente que sufre con la Navidad?

Photo by Evelyn Chin

Photo by Evelyn Chin

La idílica imagen de la Navidad que proponen medios y publicidad contrasta a veces con la dura situación por la que atraviesan no pocas personas y, en muchos casos, se omite:

  • Que existen dificultades económicas.
  • Posibles problemas de pareja, con los hijos o los suegros.
  • Que tenemos algún familiar lejos.
  • Que estamos solos.
  • Que estamos decepcionados con los logros conseguidos en el año.
  • Que nos hemos separado/divorciado.
  • Que alguien a quien queremos mucho ya no está.

Por tanto, existen diversos condicionantes que pueden convertir la alegría navideña en nostalgia incluso angustia. Para remediar este malestar es fundamental que nos olvidemos de la felicidad como una obligación, como una imposición. Entenderla así sólo empeora la situación y, ante ello, es recomendable adoptar una posición mental neutra:

  • Rompe con las altas expectativas que nos propone la publicidad, en donde todo tiene que ser perfecto, lleno de regalos y lujo.
  • La Navidad es una excusa para relajarnos y disfrutar.
  • Si tienes problemas con tu pareja u otro familiar, aprovecha estas fiestas para quitaros presión e intentar una tregua/reconciliación.
  • Si tienes a un hijo o a tus padres o hermanos lejos, llámales, escríbeles, haz skype con ellos. La distancia física se reducirá enormemente en tu cabeza y en tu corazón.
  • Tanto como si estás solo como acompañado, hay mucha gente que necesita ayuda. Aprovecha tu tiempo para colaborar y dar tu apoyo a los más necesitados.
  • Reflexiona sobre las cosas pendientes de tu vida; que no se conviertan en fracasos con los que cargar en el próximo año, sino en nuevas oportunidades para mejorar.
  • Si has pasado por una ruptura o pérdida de algún ser querido no reprimas su recuerdo, piensa en los momentos felices, y en las cosas que has aprendiste a su lado. Revivir la tristeza del duelo es normal en momentos como éste. Permítete emocionarte y echar de menos a esa persona, pero siempre de forma constructiva.

En estas fiestas es importante que prepares y organices tus emociones. Si necesitas ayuda para conseguir cambios, aumentar tu bienestar y que la felicidad y la alegría sean los protagonistas de este nuevo 2016, ponte en contacto conmigo y juntos encontraremos la mejor opción para ti.

¡Felices fiestas a todos!

Juliana BurguburuPsicóloga Online

Atrapados en una relación tóxica

Cuando tu pareja no te trata bien, te hace sufrir o te hace estar deprimido, y no te atreves a ponerle fin a esta situación, es posible que estés metido en una relación tóxica, que si se prolonga en el tiempo, puede acarrear graves problemas en casi todos los aspectos de tu vida.

Photo by Julian Alexander

Photo by Julian Alexander

El término “Relación tóxica”, aunque se asocia generalmente al ámbito de la pareja, en realidad se refiere a todas las relaciones sociales destructivas, ya sean de amistad, familiares o profesionales. Pero, ¿por qué son destructivas las relaciones este tipo?

Los individuos tóxicos imponen su personalidad e infunden a quienes les rodean un halo de negatividad y miedo. Para analizar una relación tóxica es necesario evaluar la interactuación de ambos roles, que en psicología hemos dado en llamar víctima y verdugo:

 

  • La victima. Se caracteriza como una persona débil emocionalmente, frustrada, ansiosa, con problemas de autoestima y tendencia depresiva.
  • El verdugo. Se presenta como la persona fuerte, que impone el poder sobre el otro, ya sea de forma implícita o explícita. Busca dominar, conseguir la dependencia de su víctima. Son elementos frecuentes el maltrato psicológico, la manipulación, el chantaje y la crítica indiscriminada.

Los psicólogos consideramos ambas personalidades tóxicas, y unidas en una relación tienden a potenciar el sufrimiento y malestar mutuos.

Ahora bien, ¿Por qué cuesta desengancharse de una relación tóxica?

Cuando todo lo que te aporta una relación resta, te perjudica o te limita, no tiene sentido seguir con ella, ¿verdad?  Pues no siempre es fácil darse cuenta de ello. La excusa más frecuente en estos casos es el amor romántico (“En el fondo nos queremos…”), que aparentemente es más fuerte que el amor propio.

Si quieres desengancharte de una relación tóxica que perdura en el tiempo es fundamental que fortalezcas tu autoestima y aprendas a valorarte. Si necesitas ayuda para conseguirlo ponte en contacto conmigo y te enseñaré el modo de volver a quererte.

Juliana Burguburu PalacioPsicóloga Clínica Online

Falsos mitos que nos impiden el cambio

Cuánto daño ha hecho el famoso dicho popular: “Más vale pájaro en mano que ciento volando”, o su versión aún más depresiva: “Más vale malo conocido que bueno por conocer”. Ambos evocan perfectamente el miedo a lo desconocido, a arriesgar y perder o a un cambio, casi siempre premonitorio de algo malo.

Photo by Lizzie Guilbert

Photo by Lizzie Guilbert

De manera tradicional la palabra “cambio” siempre se ha relacionado con una crisis, con el fin de una etapa de nuestra vida y la transición a una nueva. Pero hoy en día es cada vez más frecuente asociar el cambio con progreso, evolución y mejora, con un sentido mucho más positivo.

Cuando se rompen nuestros esquemas, cuando las cosas se tuercen o, simplemente, cambian, lo natural es que nos adaptemos a dicha situación, nos guste o no. El problema surge cuando nos resistimos a dicho cambio; la no aceptación se convierte entonces en un lastre que no nos permite avanzar.

El miedo a perder el (falso) control de la realidad y no saber adaptarnos al nuevo contexto puede afectar gravemente al desarrollo de la persona, sobre todo en el ámbito de las emociones.

Pero, ¿Por qué cuesta tanto adaptarse al cambio?

No aceptar un cambio o no adaptarse a la nueva situación suele explicarse atendiendo a las siguientes causas:

  • Baja autoestima. El amor propio juega un papel fundamental en el desarrollo y evolución de las personas. Una persona con baja autoestima no confía en su valía para superar nuevos obstáculos.
  • Concepción errónea del cambio. Entender el cambio como un abandono o un salto al vacío puede resultar muy angustioso. Cuando asimilamos el cambio como una limitación y no como una forma de ampliar nuestra zona de actuación suele provocar gran malestar y parálisis para emprender nuevos caminos.
  • Resistencia a permanecer en zona de confort por conformismo. La resignación al creer que no es posible dicho cambio y que es mejor “lo malo conocido” crea una barrera tan grande que impide cualquier mejora o innovación en la vida de la persona, incluso aunque el presente sea negativo.

    Photo by stock.tookapic.com

    Photo by stock.tookapic.com

Para conseguir romper con la resistencia al cambio debemos ser conscientes de qué es aquello que nos impide avanzar, reforzar nuestra autoestima y aceptar el cambio como algo natural en la vida. Salir de nuestra zona de confort es necesario (tarde o temprano tendremos que hacerlo), y confiar en que lo bueno por conocer puede ser mejor que lo conocido es un buen pensamiento del que partir.

Si necesitas ayuda para adaptarte a los cambios que se producen en tu vida, ponte en contacto conmigo y conseguiremos juntos la transformación que te haga sumar y evolucionar.

 Juliana Burguburu – Psicóloga online

Mi hijo es un Ni-Ni, y ya no sé qué hacer

Cada vez es más usual, en las consultas de los psicólogos, ver a padres desesperados por tener en casa a hijos que ni estudian ni trabajan, y ni tan siquiera se plantean hacer algo provechoso con sus vidas. Esta frustración puede bloquear el rol de padres que, si no actúan con coherencia y decisión, pueden ver peligrar su credibilidad y autoridad.

El término “Ni-Ni”, referido a una persona, incluso a una generación, se utiliza para etiquetar a aquellos jóvenes (entre 16 y 28 años, aproximadamente) que ni estudian ni trabajan. Desde mi punto de vista, esto es un tanto simplista, y prefiero considerar a los ni-nis dentro de tres categorías:

  • Jóvenes que ni estudian ni trabajan: porque NO QUIEREN
  • Jóvenes que ni estudian ni trabajan: porque NO SABEN
  • Jóvenes que ni estudian ni trabajan: porque NO PUEDEN

    Photo by Drew Hays

    Photo by Drew Hays

Veamos cuáles son las diferencias, y cómo actuar en cada caso para ayudarles y guiarles de la mejor manera posible:

  • Cuando los jóvenes están acostumbrados a tenerlo todo, cuando sus necesidades básicas y de divertimento están satisfechas, y siembre han sido dadas a cambio de nada, es normal que no sientan ninguna motivación, de la misma manera que el que no tiene hambre no busca comida. Estos jóvenes no ha podido aprender que los beneficios, privilegios y recompensas se ganan con esfuerzo y sacrificio. Por este motivo, para los que quieran cambiar su situación Ni-ni es importante que se les entrene desde cero, y aprendan la importancia de luchar por un objetivo.
  • No saber qué es lo que les gusta, qué es lo que saben hacer mejor, o qué es lo que les ilusiona, puede generar frustración y desdén en muchos jóvenes. Por eso, es importante que en estos casos, con mucha delicadeza, los padres ayuden a sus hijos a encontrar los factores motivacionales, sus talentos y habilidades ocultos, que una vez descubiertos revertirán en una mayor actividad y autoestima.
  • El impedimento más grande para la realización personal es el autoimpuesto. Las neurosis, tener una baja autoestima o un abandono de nuestra potencialidad son senderos inequívocos hacia el fracaso. Los adolescentes que se desvalorizan no se atreven a moverse hacia lo que quieren. Y aunque tienen más o menos claro su objetivo no se ven capaces de conseguirlo. Para cesar el desánimo y la inseguridad de los jóvenes en este último caso es imprescindible centrarse en la recuperación y aceptación de sus talentos.
Photo by Sara Cimino

Photo by Sara Cimino

Muchas veces no resulta fácil guiar a los adolescentes y es necesaria la ayuda e intervención de un profesional. Si necesitas ayuda, no dudes en contactar conmigo. Podremos trabajar de forma personal o participativa con tu hijo para conseguir que encuentre el modo óptimo de aprovechar su vida.

Juliana Burguburu – Psicóloga online.

Nuevas adicciones en niños: la dependencia tecnológica

Photo by Waag Society

Photo by Waag Society

Es fascinante cómo los críos interactúan con las nuevas tecnologías; cada vez es más habitual verles manejando a la perfección móviles, tablets, ordenadores o consolas. Internet, los videojuegos, las series de televisión, Facebook y otras redes sociales forman muy pronto parte de su entretenimiento, en buena medida por su fácil y rápida accesibilidad. Pero no es extraño que este gran avance, que siempre ofrece la tecnología, pueda acarrear también notables trastornos adictivos. Cada vez se presentan más casos de niños y jóvenes que abusan de las nuevas tecnologías y acaban sufriendo importantes problemas cognitivos, sociales e incluso de salud.

De una manera frívola, las personas utilizan la palabra adicción para indicar una actividad que les gusta practicar; pero la adicción en sí conlleva además unos factores muy limitadores en la persona. Cuando hablamos de problemas de adicción a las tecnologías, ya sea a videojuegos, redes sociales o a las comunicaciones vía chat o teléfono, la conducta de la persona se encuentra descontrolada, la satisfacción desaparece, y la necesidad y ansiedad por el uso de dicha tecnología se transforman en el eje central de su vida. 

Claro está que hay niños más o menos propensos a caer en esta adicción, exactamente igual que sucede con los adultos, pero existen factores que pueden agravar un uso normal y saludable de los aparatos tecnológicos:

  • Por un lado tenemos factores externos al individuo; por ejemplo, la exposición de los jóvenes de forma ilimitada, que genera altos niveles de dependencia y ansiedad. También el consumo de contenidos inapropiados a la edad del niño, que pueden desorientarle y causar problemas emocionales y de personalidad.
  • Y por otro lado factores internos, como la falta de habilidades sociales, baja autoestima, dependencia emocional de los padres o la dificultad para la resolución de problemas.
Adicción al teléfono móvil

Photo by Jeshoots8.com

Ante estas situaciones debemos estar atentos, y percibir las señales que nos ayudan a reconocer posibles malos hábitos en el uso de las tecnologías. Son los padres quienes deben poner los límites de este consumo tecnológico, pues las consecuencias de un uso desmesurado y abusivo son realmente negativas en el futuro adolescente.

Si necesitas ayuda para poner freno a la “fiebre geek” de tu hijo, no dudes en contactar conmigo. Buscaremos las estrategias para recuperar el uso saludable de las tecnologías.

Juliana Burguburu – Psicóloga online.

Cuando el estrés laboral se convierte en rutina

Llevar una vida agitada, con infinitas tareas a la espera de ser resueltas para ayer, puede originar graves consecuencias cuando se convierte en algo rutinario. Acostumbrarse a altos niveles de estrés puede deteriorar la salud, tanto física como psicológica, e incluso anular la vida social y familiar.

Photo by AnnieAnniePancake

Photo by AnnieAnniePancake

Es importante remarcar que el estrés, como concepto de activación del individuo, no es algo malo. Se trata de un mecanismo natural de defensa ante una situación percibida como amenazante, o en la que perdemos ese control que teníamos. Esto, que a priori es positivo, se vuelve en contra nuestro si no es bien gestionado. El estrés se alimenta de sí mismo, como un círculo vicioso, y muchas veces no logramos frenarlo, hasta que explotamos.

Tenemos que partir de que cada persona es un mundo, y que cada cual tiene su nivel de flexibilidad y adaptación al estrés. Por ejemplo, hay personas que ante el descontrol, desorganización o caos, se vuelven muy efectivas y sacan todo su potencial para resolver problemas y gestionar diferentes cuestiones; por contra, se estresan enormemente si se encuentran bajo un ambiente de trabajo tranquilo, metódico y silencioso. Lo mismo sucede al revés, quienes no saben gestionar un contexto cambiante y sólo toleran la tranquilidad.

Photo by Garryknight

Photo by Garryknight

Los factores estresantes en nuestra vida diaria son variados: el miedo (por falta de control), el mal ambiente de trabajo, la ausencia de tiempo para dedicar a las cosas importantes (familia, amigos, aficiones), altas expectativas de rendimiento (impuestas o auto-impuestas)… En definitiva, nos estresan aquellas situaciones que no somos capaces de controlar y que interfieren en nuestra estabilidad emocional, física o mental.

En el entorno laboral, alargar en el tiempo una situación de estrés no sólo es desfavorable para la  empresa, pues el rendimiento de una persona agobiada es muy inferior, sino que acarrea muchas consecuencias negativas para la persona. Veamos algunas:

          Físicas: pérdida de cabello, aumento o disminución de peso, problemas cardíacos y de respiración.

–          Psicológicas: depresión, ansiedad, miedo, pánico, irritabilidad, insomnio, disminución de la memoria, lentitud de pensamiento y dificultad para tomar decisiones.

          Sociales / Familiares: reducción del apetito sexual, descuido de amistades y actividades sociales, adicciones como fumar o beber alcohol.

Y ahora algunos consejos para reducir el estrés laboral:

          Para evitar ir corriendo a todos lados y/o dejar las cosas a medias, es fundamental que  planifiquemos el tiempo que vamos a dedicar a cada actividad.

          Priorizar tareas en cuatro grupos: urgentes, importantes, no tan importantes y no importantes. No olvides ser realista y tómate tu tiempo para organizarte.

          No olvides en tu lista los descansos y las actividades que te ayuden a desconectar del trabajo.

          Apóyate en tus compañeros y superiores si ves que no llegas a tus objetivos, aprende a delegar y a decir que no.

          Cuida tu alimentación y el sueño. Comer deprisa o de forma inadecuada, y dormir menos de cinco horas diarias debilita tu salud.

          Fuera de la oficina: desconecta, haz ejercicio, aprovecha para disfrutar de tus aficiones, e invierte y protege tu vida familiar y social.

¡No esperes a explotar! Si necesitas ayuda para frenar el estrés laboral y que deje de afectar de manera negativa a tu vida personal, ponte en contacto conmigo. Juntos encontraremos el modo de recuperar el equilibrio necesario.

Juliana Burguburu – Psicóloga online

Wayne Dyer, adiós a un grande

Wayne Dyer Facebook

Wayne Dyer Facebook

El pasado fin de semana, Wayne Dyer, profesor, doctor, psicoterapeuta, escritor (y excelente persona) falleció, a sus 75 años de edad, tras una vida entregada a transmitir sus conocimientos sobre la superación emocional y crecimiento espiritual. Wayne se fue rodeado del amor de su familia y amigos.

La noticia de su muerte me impactó y entristeció: me confieso una ferviente lectora suya. Para los que no lo conocéis, el Dr. Dyer fue un psicólogo y excelente escritor de libros de autoayuda y superación personal, la mayoría de ellos best-sellers. Con su primera obra, Tus Zonas Erróneas, consigue su primer éxito, y su trayectoria profesional empieza a expandirse por todo el mundo. Sus apariciones en radio, televisión, y sus conferencias acerca de su obra y su experiencia personal fueron todo un éxito divulgativo.

Wayne Dyer Facebook

Wayne Dyer Facebook

Su objetivo siempre fue el mismo: compartir con la gente sus conocimientos para ayudarnos a romper con esos patrones de conducta erróneos que adoptamos las personas y que nos impiden conseguir la felicidad. Para ello, Dyer se basa en la aplicación de técnicas de control del pensamiento, la ley de la atracción, la fe, el respeto, y el amor y confianza en el Universo y la Naturaleza.

En mi vida personal, ya no tanto como profesional, he encontrado mucho placer y enseñanzas prácticas en sus libros, acerca de la fuerza de atracción, la importancia de nuestros pensamientos y cómo desapegarnos del Ego para conseguir el principal y más simple objetivo que todos buscamos en la vida: la felicidad.

Dyer, como psicólogo y gran divulgador, ha cambiado la forma de entender la existencia para muchísimas personas insistiendo en que estamos sólo a un pensamiento de cambiar nuestra vida y que el auténtico yo, va más allá del ego, que nos dice que somos lo que tenemos.

Para aquellos que siempre me pedís que os recomiende alguna lectura interesante, os dejo varios de sus libros, conferencias y películas:

Película:

  • El cambio:

Libros:

  • Tus zonas erróneas
  • Piensa diferente vive diferente
  • Diez secretos para el éxito y la paz interior
  • La Felicidad de nuestros Hijos
  • El Cielo es el Límite

Conferencias:

  • El poder de la intención:

Otras entrevistas y conferencias en Inglés:

http://www.drwaynedyer.com/video/

 Juliana Burguburu – Psicóloga