Las emociones en la primera cuarentena del posparto

Con la llegada de nuestro bebé la vida da un giro de 180 grados, todo lo que creías tener controlado (tus rutinas, tu espacio, tu tiempo) cambia por completo.

Nacimiento bebé. Psicólogo terapia. Photo by Alex Hockett

Como en todo proceso de cambio, existe un primer periodo de adaptación; en este caso, los profesionales de la salud lo llaman periodo de puerperio, que dura unos cuarenta días, y es el tiempo estimado que necesita la mujer para recuperarse a nivel físico y afectivo, con la pareja y con todas las personas importantes en su vida. Pero, no nos engañemos, las mujeres que hemos experimentado la maternidad sabemos que el tiempo para esta recuperación total es mucho mayor a esa cuarentena.

Suelen ser comunes, durante algunas fases del embarazo, los dolores y el malestar generalizado, aunque muchos de ellos desaparecen al dar a luz. Felices con la llegada de nuestro bebé y el cese del malestar, parece que empieza una etapa de alegría y constante felicidad, pero no es del todo cierto; no todo es tan bonito y tan perfecto como vemos en la publicidad o en las redes sociales, donde muchas madres famosas captan fragmentos de felicidad, que no son la realidad completa. Si eres madre lo sabrás, y si estás por serlo, ten por seguro que te encontrarás con la fotografía completa, no solo con la parte más idílica.

Con el nacimiento de nuestro hijo, normalmente, el acontecimiento más doloroso y maravilloso para una mujer, llega también un profundo cansancio (en gran parte por la exigente demanda de nuestro bebé, que hace que durmamos pocas horas). Si optas por la lactancia materna a demanda, además, aparecen las grietas en los senos (es maravilloso el vínculo que se crea, pero sed consientes que es un sacrificio, que en mi opinión vale la pena 100%, ya que los grandes beneficios para nuestro bebé están totalmente comprobados. Hablaremos de ello en otro post)

También es importante afrontar otros procesos y realidades, como la recompostura del cuerpo, que está en proceso de volver a ser como era antes (más o menos), asumir la falta de tiempo para cuidarte, comer a deshora, afrontar cambios hormonales y desorden emocional, enfrentarte a discusiones que antes no existían, sentir falta de apoyo en algunas ocasiones, asumir comparaciones de la pareja u otros familiares, sentir la responsabilidad de ser una buena madre, gestionar el estrés por pensar en que algo le pueda pasar a tu bebé o enfrentar la ansiedad ante una próxima incorporación al trabajo…

En resumen, toda una serie de situaciones que suelen potenciar una baja autoestima, anhedonia, disminución de la concentración y apatía, y al final un estado de tristeza que puede agravarse en determinados casos.

Según el informe publicado por, la psiquiatra y psicóloga, Ana González, especialista en medicina naturista, está demostrado que hasta el 80% de las mujeres en el postparto experimentan una serie de cambios emocionales tales como labilidad afectiva, paso de euforia al llanto, irritabilidad, disforia, hipersensibilidad a la crítica, cierta angustia, tristeza… que tienen su máxima expresión del 3r al 5to día y pueden durar hasta 15 días.

Normalmente, se atribuye dichas emociones a las bajadas hormonales tras el parto, y se considera trastorno que se resuelve sólo y/o con algo de apoyo en pocos días. A este cambio se le considera como Trastorno posparto leve, depresión puerperal leve, maternity blues o baby blues.

Ahora bien, es importante que diferenciemos la depresión posparto de un trastorno postparto leve. Veamos el cuadro comparativo que publican Medicina Familiar de la Pontificia Universidad Javeriana para diferenciar algunas características en ambos casos:

Característica Trastorno posparto leve Depresión posparto
Duración Hasta 10 días Más de 2 semanas
Inicio 2 0 3 días posparto Después del 1 mes
Prevalencia 50 – 80% 5-7%
Severidad Leve disfunción Disfunción moderada a severa
Ideación suicida Ausente Puede estar presente

Los signos y síntomas de la depresión deben ser valorados de forma completa en la historia clínica personal de la paciente.

No tengas miedo a pedir ayuda psicológica si te encuentras en esta situación. Si tienes alguna duda o quieres que comentemos algo al respecto déjame un comentario y te responderé con brevedad.

Juliana Burguburu – Psicóloga Clínica online

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s