El apego en la pareja

En el campo de la psicología, el concepto de apego tiene una alta relevancia a la hora de entender la personalidad, el temperamento, las aspiraciones y la satisfacción de una persona dentro de su relación de pareja. Es cada vez más frecuente ver a parejas que no han sabido gestionar el apego de forma saludable y han acabado destruyendo su relación; y son muchos los estudios que reflejan la correlación entre el apego aprendido desde la infancia con el desarrollo de las relaciones afectivas en la adultez.

EL APEGO EN LA PAREJA

Photo by Cayton Heath

Pero, ¿qué es el apego? El apego es una conducta instintiva, una propensión del ser humano a formar lazos afectivos con los demás y su entorno. Tenzin Gyatso, actual Dalai Lama, considera que estamos en un momento en el que es usual observar en las parejas el Apego Apasionado, una especie de “apego romántico” hacia el otro y hacia las cosas. Éste es un apego egoísta, dependiente, sujeto al deseo de pertenencia y en el que la estima hacia el otro es meramente como objeto, como posesión.  Os sonarán, por desgracia, los casos de violencia de género. Su origen, en muchos de los casos, empieza por este tipo de apego.

Por otro lado, tenemos el Apego Desapasionado, un apego desencantado y desconfiado. Las personas que desarrollan este tipo de apego tienen grandes dificultades para encontrar pareja, pues no se sienten cómodos demostrando sus sentimientos.

El apego son los lazos afectivos entre el niño y su figura materna

Photo by London Scout

John Bowlby, psicoanalista inglés, conocido por su interés en el desarrollo infantil y por sus pioneros estudios sobre la Teoría del Apego, considera que éste es un proceso aprendido desde la infancia, que se va nutriendo con el modo de entender las experiencias vividas.El autor define el apego como los lazos afectivos entre el niño y su figura materna, un vínculo que interfiere a lo largo del tiempo en la búsqueda de proximidad y contacto con otras personas especiales. Otros autores continuaron su estudio y definieron el apego en los adultos en tres tipos. Veámoslos a continuación cómo los describe la psicóloga Valeria Sabater:

1) Relaciones de pareja con un apego “ansioso”:

  • “Pongamos un sencillo ejemplo. Te vas de viaje con tus amigas un fin de semana. Tu pareja lo respeta y lo ve bien. No hay problemas. Pero cuando aún no has hecho más que llegar al lugar de destino, empiezas a recibir un mensaje tras otro donde te expresa cuánto te echa de menos.
  • El tiempo pasa y te sientes poco a poco, coaccionada. No te pide que vuelvas, pero sabes que está inquieto, que desconfía de lo que pueda ocurrir, de que te fijes en otros. De que lo dejes. Te cerca de tal manera que finalmente, eres incapaz de disfrutar de esa pequeña salida de fin de semana.
  • Las personas con un perfil de apego “ansioso” buscan la cercanía de la pareja de un modo casi obsesivo. Caen fácilmente en situaciones de celos, de ansiedad y de desconfianza. Lo cual acaba generando numerosos problemas. Podemos identificarlos también mediante estas ilustrativas dimensiones:
  • Suelen identificar muy bien si algo pasa en la relación. Están muy pendientes siempre de tus reacciones, de tus miradas, de tus palabras…
  • Suelen ser bastante manipuladores. Gustan de poner a las parejas en situaciones donde valorar hasta qué punto estamos comprometidos con ellos.
  • Cambian muy fácilmente de humor. A instantes son pura energía como al momento, se muestran decaídos y con una sutil tristeza para llamar nuestra atención.
  • Buscan siempre instantes de intimidad y utilizan el sexo casi como pilar, donde demostrar su ansiosa cercanía

2) Relaciones de pareja con un apego “distante”:

  • “Sería la cara opuesta al apego “ansioso”. En esto caso, la pareja, es el típico ejemplo de la persona que siempre necesita “espacio para sí misma”. No es que evite el compromiso, es que lo entiende de un modo un poco más frío y sin una necesidad de cercanía constante.
  • No suelen ser muy buenos percibiendo las emociones de la pareja. Tampoco ven qué necesidades tiene o si hay algún problema. Y ojo, no es que “no les importe”. Es su forma de ser, no perciben las emociones con facilidad.
  • Disfrutan estando solos.
  • Necesitan diariamente su espacio personal, y les molesta que pasemos “ese límite”.
  • Tienen criterios de la pareja ideal, de lo que para ellos, sería la pareja perfecta. Suelen poner el listón tan alto que es muy difícil alcanzarlo en alguna ocasión. Lo cual genera mucho sufrimiento.
  • Reprimen además muchas sus emociones en lugar de expresarlas.
  • Suelen ser muy exigentes, de esas personas que gustan de evidenciar los defectos ajenos. Lo cual implica una falta de empatía.
  • Suelen evitar la cercanía física, no son muy dados a mostrar afecto.”

3) Relaciones de pareja con un apego “seguro”:

  • “Es el tipo de apego más saludable, el que  más seguridad y felicidad ofrece.
  • Se respetan los espacios personales a la vez, que se construye uno entre los dos, el de la propia pareja. Ahí donde hay confianza y se establece una buena comunicación.
  • Se gestionan bien las diferencias, los problemas cotidianos.
  • Se puede comunicar abiertamente los deseos y las preocupaciones.
  • Hay respeto, los celos no son obsesivos ni dañinos. Se valora la confianza mutua.
  • Las personas con un apego seguro son capaces de reconocer cuando están equivocados.
  • Comunican bien sus sentimientos.
  • No manipulan, son sinceros y buscan la cercanía de la pareja a la vez que respetan su espacio personal.
  • Saben perdonar.
  • Establecen relaciones sanas donde no hay coacción, donde no hay egoísmos. Donde el amor es maduro y no obsesivo, ni aún menos distante.”
PsicologoTerapia: terapia pareja online

Photo by Rodion Kutsaev

¿Te sientes identificado con alguno de estos tipos de apego? ¿Cuál es el tipo de apego que ves en tu pareja? ¿Sabías que es posible modificar el modo de entender y sentir el apego?

Si crees que necesitas un cambio en el modo de identificar, entender y sentir el afecto, el cariño y la seguridad, no dudes en contactar conmigo. El cambio con predisposición y trabajo es posible.

Juliana BurguburuPsicóloga clínica Online

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s