Mi hijo es un Ni-Ni, y ya no sé qué hacer

Cada vez es más usual, en las consultas de los psicólogos, ver a padres desesperados por tener en casa a hijos que ni estudian ni trabajan, y ni tan siquiera se plantean hacer algo provechoso con sus vidas. Esta frustración puede bloquear el rol de padres que, si no actúan con coherencia y decisión, pueden ver peligrar su credibilidad y autoridad.

El término “Ni-Ni”, referido a una persona, incluso a una generación, se utiliza para etiquetar a aquellos jóvenes (entre 16 y 28 años, aproximadamente) que ni estudian ni trabajan. Desde mi punto de vista, esto es un tanto simplista, y prefiero considerar a los ni-nis dentro de tres categorías:

  • Jóvenes que ni estudian ni trabajan: porque NO QUIEREN
  • Jóvenes que ni estudian ni trabajan: porque NO SABEN
  • Jóvenes que ni estudian ni trabajan: porque NO PUEDEN

    Photo by Drew Hays

    Photo by Drew Hays

Veamos cuáles son las diferencias, y cómo actuar en cada caso para ayudarles y guiarles de la mejor manera posible:

  • Cuando los jóvenes están acostumbrados a tenerlo todo, cuando sus necesidades básicas y de divertimento están satisfechas, y siembre han sido dadas a cambio de nada, es normal que no sientan ninguna motivación, de la misma manera que el que no tiene hambre no busca comida. Estos jóvenes no ha podido aprender que los beneficios, privilegios y recompensas se ganan con esfuerzo y sacrificio. Por este motivo, para los que quieran cambiar su situación Ni-ni es importante que se les entrene desde cero, y aprendan la importancia de luchar por un objetivo.
  • No saber qué es lo que les gusta, qué es lo que saben hacer mejor, o qué es lo que les ilusiona, puede generar frustración y desdén en muchos jóvenes. Por eso, es importante que en estos casos, con mucha delicadeza, los padres ayuden a sus hijos a encontrar los factores motivacionales, sus talentos y habilidades ocultos, que una vez descubiertos revertirán en una mayor actividad y autoestima.
  • El impedimento más grande para la realización personal es el autoimpuesto. Las neurosis, tener una baja autoestima o un abandono de nuestra potencialidad son senderos inequívocos hacia el fracaso. Los adolescentes que se desvalorizan no se atreven a moverse hacia lo que quieren. Y aunque tienen más o menos claro su objetivo no se ven capaces de conseguirlo. Para cesar el desánimo y la inseguridad de los jóvenes en este último caso es imprescindible centrarse en la recuperación y aceptación de sus talentos.
Photo by Sara Cimino

Photo by Sara Cimino

Muchas veces no resulta fácil guiar a los adolescentes y es necesaria la ayuda e intervención de un profesional. Si necesitas ayuda, no dudes en contactar conmigo. Podremos trabajar de forma personal o participativa con tu hijo para conseguir que encuentre el modo óptimo de aprovechar su vida.

Juliana Burguburu – Psicóloga online.

2 comentarios en “Mi hijo es un Ni-Ni, y ya no sé qué hacer

  1. Pingback: Ninis: Importancia de su detección y colaboración social | Psicólogo Terapia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s