Trastorno Narcisista de la Personalidad

Es posible que todos seamos un poco narcisistas; es normal y sano, en cierta medida, preocuparnos por nuestra apariencia y querer gustar a los demás. Pero cuando este habitual cuidado se convierte en un patrón obsesivo y extremista, puede llegar a desarrollarse un Trastorno Narcisista de la Personalidad (TNP).

La palabra “narcisista” proviene del mito griego de Narciso, un joven que rechaza a la ninfa Eco y huye por el bosque; cuando para a beber agua de un estanque, es castigado por la Diosa Némesis, quien hace que se enamore de sí mismo al verse reflejado en el agua. Desde ese momento Narciso sólo se preocupó por su imagen, y acabó muriendo de sed por no querer estropear la imagen de ese reflejo.

La patología narcisista se caracteriza por un patrón general de comportamiento que se refleja en todas las actividades del individuo:

  • Son personas con elevada autoestima, un auto-concepto grandioso, fantástico, bello y perfecto.
  • Tienen la necesidad de sentirse admirados y poderosos, o que los demás dependan de ellos. Suelen exagerar sus logros y capacidades, y no reconocen los errores, porque no aceptan las críticas, ni la posibilidad de perder.
  • Tienen falta de empatía con los demás, pues lo único que les importa es ellos mismos, lo que les convierte en personas egocéntricas y egoístas, con cierta tendencia a la crueldad.
  • Sienten mucha envidia hacia los demás, aunque creen que los demás los envidan a ellos en el fondo. Esto se percibe en comportamientos arrogantes, vanidosos y soberbios.
  • Destacan por ser manipuladores, estrategas y auténticos seductores, que se creen especiales y que merecen siempre un trato de favor.

Se relacionan con los demás por puro interés y están en búsqueda continua de una pareja perfecta como ellos.

Photo by Ermin Celikovic

Photo by Ermin Celikovic

El tratamiento psicológico es de gran ayuda para que la persona pueda aprender a relacionarse con el mundo real y abandonar ese mundo de perfeccionismo fantástico que han creado. Pero para que exista un cambio real en la vida del paciente, es necesaria una intervención global.

Para ello hay que atacar a los síntomas más destacados de dicho trastorno con una estrategia definida:

  • Conseguir eliminar el extremismo del todo o nada, pues es fundamental entender que no todo es blanco o negro, ni grandioso o desastroso, sino que lo habitual es la normalidad.
  • Combatir la impaciencia e impulsividad; no se puede quererlo todo y ya. Es preciso calmar los impulsos autodestructivos aprendidos.
  • Superación del abandono de la perfección. Es la etapa más larga, dura y difícil, pues se trata de un auténtico duelo.
  • Finalmente, el objetivo de la terapia es que el paciente encuentre su verdadera identidad. El sujeto debe aprender a valorarse y aceptarse por lo que realmente es, y así podrá valorar y aceptar a los demás.
Photo by María Victoria Heredia Reyes

Photo by María Victoria Heredia Reyes

Abordar este tipo de trastorno de personalidad no es fácil, pues las personas que lo padecen no suelen pedir ayuda hasta que no tienen problemas graves de ansiedad y/o depresión, o es la propia pareja o familia quienes les empujan a tratar su patología.

Si esta es tu situación o la de alguien que conoces, es fundamental comenzar el tratamiento lo antes posible. Si necesitas ayuda para afrontar el TNP ponte en contacto conmigo, no esperes a que domine completamente tu vida. Juntos encontraremos la solución.

Juliana Burguburu – Psicóloga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s