¿Por qué repetimos los mismos patrones negativos?

Seguro que conocéis la expresión: “El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra”. Esto es cierto, pero ¿por qué no aprendemos? ¿Cómo se explica que después del daño y la frustración nos levantemos, nos recuperemos y volvamos a hacernos daño exactamente del mismo modo?

Photo by Lacey Raper

Photo by Lacey Raper

El repetir errores anteriores es algo que vemos en todo tipo de relaciones: amorosas, personales, amistosas o profesionales. Enfrentarse a los problemas, acudiendo a las drogas, la comida, o relaciones sexuales vacías es otro patrón muy repetido, y las personas que incurren en estas conductas son conscientes del daño que se hacen… y sin embargo no lo evitan. Entonces, ¿será que nos gusta sufrir?

No es tan sencillo. Las personas, normalmente, nos movemos para conseguir un bien, placer o satisfacción, o para evitar un mal, sufrimiento o dolor. A raíz de nuestra experiencia, adoptamos patrones de comportamiento automáticos en distintas situaciones. Según Freud los seres humanos repetimos patrones de conducta de dos maneras:

  • Patrones de conducta positivos, o como él llama “Fuerza de Vida”. Una pulsión que incita a la vida, y que nos lleva de forma innata a aprender, reafirmarnos, crear. En definitiva, son aquellos impulsos que nos conducen a la auto-conservación.
  • Patrones de conducta negativos o “Fuerza de Muerte”. Son aquellos comportamientos que nos impulsan a la autodestrucción. Ante la incomprensión, falta de madurez, se bloquea el aprendizaje y se genera el impulso antinatural de autodestrucción.

Este segundo patrón se activa cuando nos encontramos frente a una situación dolorosa o desagradable y nos bloqueamos. Pongamos unos ejemplo fácil:

  • Si nos encontramos en un incendio. Podemos huir para no quemarnos o enfrentarnos; ambas opciones son pro-supervivencia. Pero también podemos quedarnos quietos, quemarnos o esperar que nos salven, en cuyo caso se activa la segunda Fuerza.
  • Lo mismo sucede si nos encontramos ante una persona que nos suscita algo negativo: nos lastima físicamente o nos insulta. Nuestra reacción puede ser huir o enfrentarnos (auto-conservación) o, por el contrario, dejar que nos insulte o nos dañe físicamente (autodestrucción). Cuando ante una situación igual o similar repetimos esta conducta, se convierte en un patrón de conducta negativo.

Es importante identificar estas conductas para intentar corregirlas. Para ello, el primer paso es detectar qué se está repitiendo ante las mismas situaciones, para después analizar cuáles son las acciones que debemos tomar en sustitución como las anteriores. En este proceso, la ayuda de un psicólogo es esencial.

Si una y otra vez caes en estas conductas nocivas, y quieres dejar de hacerlo, ponte en contacto conmigo; te ayudaré a entender por qué actúas así, y qué camino debes tomar para no tropezar de nuevo con la misma piedra.

Juliana Burguburu – Psicóloga

 

2 comentarios en “¿Por qué repetimos los mismos patrones negativos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s