Falsa epidemia de los Trastornos por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH)

El Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH) es uno de los problemas conductuales más destacados actualmente en los niños.

Gracias a los numerosos estudios, cada vez más, se está demostrando que existe un “sobrediagnóstico” de este trastorno. Muchos padres y profesores, preocupados por el comportamiento y rendimiento escolar de sus hijos y alumnos, y motivados por entender qué les pasa, “qué tienen”, excusan a sus niños distraídos poniéndoles la etiqueta de TDAH, sin darse cuenta de las importantes consecuencias que puede conllevar un mal diagnostico en un niño.

LAS CONSECUENCIAS DE MEDICAR Y ETIQUETAR A NIÑOS DE FORMA INNECESARIA PUEDE DESENCADENAR EN OTROS TRASTORNOS RELACIONADOS, COMO SON LA BAJA AUTOESTIMA, DEPRESIÓN, ANSIEDAD, PÁNICO, FOBIAS E INCLUSO EL ABUSO DE DROGAS.

Photo by Fede Racchi

Photo by Fede Racchi

Para diagnosticar y  tratar el TDAH, es necesario un reconocimiento médico que descarte, previamente, que las causas de su falta de atención, hiperactividad o impulsividad se deban a factores de salud física tales como problemas en la vista o en la audición, entre otros.  Posteriormente, habiendo eliminado posibles problemas de salud física, es necesario un reconocimiento psicológico, en donde la familia y la escuela son fuentes de información muy importantes.

La sintomatología del TDAH se caracteriza por incluir dificultades para la concentración o capacidad de prestar atención de forma continuada, conductas impulsivas y un exceso de actividad. Como vemos, son características bastante propias de los niños, ya que éstos suelen mostrar un comportamiento muy libre, donde la atención va hacia las cosas atractivas que van surgiendo, y tienen una energía y vitalidad casi insaciable.

Photo by AngelsWings

Photo by AngelsWings

Es normal que los niños en ocasiones no presten atención o tengan conductas hiperactivas o impulsivas. Dicho comportamiento puede deberse en muchos casos a una baja madurez o rebeldía, pero en el caso de los niños con el TDAH, estas conductas son más fuertes y reiteradas.

Veamos más aspectos de la sintomatología de este trastorno:

Inatención

Hiperactividad

Impulsividad

Fácil distracción, no captan rápidamente detalles.

Inquietos, movedizos.

Impacientes en todos los ámbitos.

Baja concentración en una sola cosa y dificultad para aprender cosas nuevas.

Hablan mucho y sin parar.

Interrumpen conversaciones o actividades.

Se aburren en pocos minutos, excepto en el caso de estar haciendo algo que les encante.

Se mueven tocando y jugando con todo lo que esté a la vista.

Hacen comentarios inapropiados, demostrando, sin reparo, sus emisiones.

Suelen perderse en una conversación con instrucciones.

Tienen problemas para sentarse y estar quietos durante las comidas, la escuela y cuando se les lee cuentos.

Actúan sin pensar en las consecuencias.

Olvidan las cosas, y con frecuencia cambian de una actitud a otra.

Tener dificultad para realizar tareas o actividades que requieren tranquilidad.

Para tratar el TDAH la terapia más efectiva es la conductual, pues el objetivo es modificar la conducta. Algunas tareas que se utilizan para este trastorno son las siguientes:

Organización de tareas, juguetes, trabajo escolar.

Monitoreo de su propia conducta.

Autopremiarse ante conductas adecuadas.

Control de la ira y de los pensamientos antes de hablar y/o actuar.

Superación emocional ante burlas de compañeros. Y control de la respuesta.

Seguir normas claras.

Seguimiento de una rutina estructurada con listas de tareas.

Paciencia ante la espera de un turno en el juego.

Compartir juguetes.

Pedir ayuda.

Comprensión de tono de voz y expresiones faciales para responder adecuadamente.

Completar tareas.

La intervención temprana de niños con TDAH es fundamental; la mayoría consigue mejoras significativas en el manejo de muchos de sus síntomas gracias al tratamiento adecuado. Si necesitas ayuda para guiar a tu hijo y conocer estrategias, técnicas y ejercicios para mejorar su atención, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Juliana Burguburu – Psicóloga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s