No más tristeza por San Valentín

Existen muchas teorías sobre la verdadera historia de San Valentín, pero la más popular es la que cuenta que este santo fue un sacerdote que decapitaron el 14 de febrero por casar de forma clandestina a jóvenes soldados durante el mandato del emperador Claudio II. Éste había dictaminado una ley que prohibía el matrimonio de sus soldados, porque reducían su efectividad en las batallas. Con los años, la historia de la muerte de San Valentín fue adquiriendo peso hasta instaurarse popularmente como “el día de los enamorados”, una fecha que conmemora la valentía de aquellas parejas que decidieron romper con las normas.

Comienza febrero, las ciudades se tiñen de escaparates rosas con corazones, flores, angelitos tirando flechas de amor e imágenes de tortolitos que se miran embobados… Y mientras, muchas personas caen en la tristeza, angustia y hasta en un estado depresivo grave por no tener pareja.

Photo by Paul Proshin

Photo by Paul Proshin

Está claro que no tener pareja no afecta a todos por igual. Sentirse triste en esta fecha puede depender de tres factores:

  • La emotividad ante los estímulos de enamoramiento, amor y felicidad de tener una pareja que rodean el día de San Valentín comporta en algunos un sentimiento de envidia o resentimiento hacia aquello que los demás tienen y nosotros no.

  • Al igual que cuando celebramos nuestro cumpleaños o cambiamos de año, es normal realizar una reflexión personal de las cosas que hemos logrado y las cosas que aún nos quedan por conseguir, llegado San Valentín muchas personas se evalúan en función de si tienen o no pareja. Esta expectativa de que la felicidad depende de no estar solo puede acentuarse más en esta fecha y provocar una gran amargura o desilusión.

  • El sentimiento de pérdida, el anhelo del primer amor, la nostalgia de un amor no correspondido… pueden aflorar en estas fechas. Es posible que contemplar tantas demostraciones de cariño recuerden que se sigue sin encontrar la “media naranja” y surjan la ansiedad y frustración, por no haberla encontrado aún.

Ahora bien, no querer estar triste en San Valentín es una decisión que puedes tomar ya. A continuación analizaremos algunos trucos para que este día ya no sea gris.

Photo by Mark Sebastian

Photo by Mark Sebastian

  • Ponte guap@ y sonríe. Como dijo Mahatma Gandhi: “La vida es como un espejo. Si le sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa”.

  • Hoy lo importante eres tú. Aprovecha para dedicarte tiempo, cuídate, mímate, haz algo especial para ti.

  • No te aísles. Haz planes con amig@s, con tu familia, sal a divertirte y a distraerte. Hoy es un día más para estar con las personas que te quieren.

  • Recuerda que no hay nadie imprescindible. No es saludable vivir en el pasado.

  • Abandona el negativismo. Recuerda que las afirmaciones positivas pueden hacer que hoy el día también sea “rosa” para ti.

  • No desesperes. Las consecuencias de la impaciencia puede ser contraproducentes.

  • Considérate valioso. No dejes que tu autoestima se vea afectada por no tener pareja. Analiza tus cualidades positivas para potenciarlas y desarrollarlas al máximo de aquí en adelante.

Aprovecha este día para reflexionar de forma constructiva, abandona el victimismo y céntrate en aquellas cosas que buscas en tu vida, aclarando así tus propósitos. No hay nada mejor para conseguir nuestros objetivos que tenerlos bien visualizados.

Juliana Burguburu – Psicóloga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s