Cómo librarte de tus malos hábitos

Los hábitos son acciones que realizamos de manera automática y que hemos incorporado a nuestra vida diaria para definirnos personalmente de acuerdo con una forma de ser y actuar. Muchos de estos hábitos son buenos, pero posiblemente otros no tanto…

¿Estás cansado de alguna costumbre que no te aporta nada o simplemente no te hace sentirte bien contigo mismo? ¿Quieres cambiar esta situación pero no sabes exactamente cómo?

Photo by Ryan McGuire2

Photo by Ryan McGuire2

Fumar, llevar una vida sedentaria, picar entre horas, llegar tarde a las citas, quejarse una y otra vez de todo lo malo que nos sucede, morderse las uñas… Son todos hábitos que seguramente ninguno de nosotros deseamos en nuestra vida, y con unos pequeños pasos vamos a aprender a cambiar. Veámoslo:

Lo primero que tenemos que hacer es conocer nuestro hábito. Parece algo obvio, a primera vista, pero es importante conocer qué es lo que de verdad nos molesta de nuestro comportamiento. Para ello, un ejercicio que suelo realizar con mis pacientes es crear un “Diario del mal hábito”, donde apuntamos, durante toda la semana, los momentos en que hemos incurrido en esa acción tan molesta.

Para ello tenemos que fijarnos en cuándo lo hacemos. En qué situaciones caemos en ese mal hábito: ¿cuando estamos nerviosos?, ¿aburridos?, ¿cuando hemos discutido con alguien…? Estas situaciones pueden ser diversas, y deberemos incorporarlas a nuestro “Diario del mal habito”.

Para entender y reforzar el cambio debemos fijar nuestra atención en lo que nos hace sentir tener este hábito. Tanto en el día a día, antes y después de su ejecución. Todo ello también lo reflejaremos en nuestro diario.

Una vez estudiado nuestro mal hábito o costumbre, tenemos que remplazarlo por otro que consideremos bueno o más saludable. Para ello, utilizaremos la denominada técnica de “mejor me quiero”. Esta técnica consiste en que si sentimos deseo de repetir ese mal hábito deberemos repetirnos a nosotros mismos: mejor me quieroy, al tiempo, cambiarlo por otro hábito más saludable para nosotros. Por ejemplo, si estamos intentando abandonar el terrible vicio del tabaco, y sentimos ganas de fumar, nos repetiremos mejor me quiero y saldremos a pasear, correr, cocinaremos algo sano, o realizaremos cualquier actividad que revierta en nuestro propio beneficio, como una recompensa que nos merecemos.

No podemos olvidar que, a la vez de estudiar y conocer nuestro mal hábito, debemos reforzar nuestra voluntad para desapegarnos de esta mala costumbre, es por eso que alejarnos es de gran ayuda. Alejarnos de los lugares, cosas o personas que nos recuerdan dicha práctica, al menos hasta que nos hayamos deshabituado, es, en ocasiones, fundamental. Por ejemplo, si solemos comer alimentos con mucha azúcar o elevado contenido graso y queremos eliminar este tedioso hábito, es fundamental que estos alimentos no estén a nuestro alcance, de esta manera evitamos la lucha interna.

Ponte objetivos cortos y realistas, prémiate cuando vayas consiguiéndolo, seguramente lleves mucho tiempo practicando este mal hábito y no se elimina de la noche a la mañana, paso a paso! Si otros lo han conseguido…por qué tu no?.

Foto de Lucrecia Burguburu

Photo by Lucrecia Burguburu

Puedes cambiar tus malos hábitos con paciencia y constancia. Pon en práctica estos ejercicios y lo conseguirás ¡Seguro!

También puedes encontrar este artículo publicado en Psicopedia:
http://psicopedia.org/4304/como-librarte-de-los-malos-habitos/

Juliana Burguburu – Psicóloga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s