El gran cambio

¡No puedo! ¡Nunca lo conseguiré! ¡No soy tan bueno! ¡Voy a hacer el ridículo! … Estos son algunos de los pensamientos que, en ocasiones, rondan nuestra cabeza, y que se guían por ideas y afirmaciones negativas que nos impiden llegar a conseguir los objetivos que nos proponemos.

Hace unos años, leyendo a mi querida Louise Hay, escritora y oradora estadounidense, caí en la inmensa importancia que tienen nuestros pensamientos en lo que somos y hacemos. Por sí solos son los responsables de nuestro carácter, y de las acciones que de él se derivan. Es fundamental aprender a controlarlos, y no dejarnos llevar por los miedos e inseguridades muchas veces venidos de un entorno social viciado.

Veamos esta idea:

A la mayoría que pregunto cuál es el objetivo de su vida me contestan que la felicidad. No entraremos ahora en el concepto de felicidad, pero sí en que a cada uno tiene una idea distinta de lo que realmente es. Para algunos puede ser tener una familia grande, para otros ser exitoso en su trabajo, o tener muchos amigos que le admiren, incluso tener mucho dinero. Pero la siguiente pregunta es la verdaderamente importante: ¿Qué estas haciendo para conseguir tu objetivo? Y muchos se quedan sin respuesta…

Foto de Pol Cardona

Photo by Pol Cardona

Darnos cuenta de que nuestros pensamientos muchas veces van en contra de nuestro objetivo es el primer paso para el cambio. Es necesario renunciar a las creencias negativas para atraer con éxito tu objetivo. Podemos cambiar lo que pensamos y, con ello, nuestra vida, que puede tomar un rumbo totalmente distinto al que creíamos estar predestinados.

Todo empieza con pequeñas afirmaciones positivas. La mayoría de mis pacientes cuando, al principio, les explico el poder de nuestros pensamientos y que con afirmaciones positivas podemos atraer el cambio, no lo creen. Es normal pensar así cuando tenemos como costumbre sabotear nuestro bienestar pero, con cariño y dedicación, si aprendemos a que resuenen estas ideas positivas y las verbalizamos, nuestra vida empezará a cambiar, sin duda. Las palabras se tornarán actos, y éstos en hábitos que forjarán nuestro carácter, que afectará finalmente a todo aquello que hagamos.

Es hora de empezar. ¿Estás preparado para tu gran cambio? ¿Estás preparado para tomar las riendas de tu vida? Es posible. ¡¡¡Tú tienes el poder de cambiar tu vida!!! La receta: ¡Piensa en positivo!

Juliana Burguburu – Psicóloga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s